Café y organismos del PLD… Por Cesar Medina

Cesar MedinaSe tiene bien sabido que los partidos políticos –sin excepción, desde los doctrinarios hasta aquellos de ocasión electoralistas–, padecen del mismo síndrome: se transforman en el poder y terminan convertidos en depósitos de burócratas y nuevos ricos que desdeñan hasta de su origen…

…Lo único nuevo es el mimetismo y el engreimiento en que incurren los líderes de esos agrupamientos cuando empiezan a creerse que tienen la capacidad, el derecho, el arraigo popular y los méritos partidarios para aspirar a la Presidencia de la República aunque sea abriéndose espacio a codazos entre sus propios compañeros.

Los pontífices del periodismo intentan colocar siempre a los dirigentes del PLD como raros especímenes por haber modificado su estatus vital desde que llegaron al poder. Ignoran adrede que en todas partes es igual, y en muchos casos peor…

…Cuando los socialistas llegaron al poder en Chile –después de 17 años de dictadura pinochetista- -, el encumbramiento fue antológico. Pero igual pasó en España, en Brasil, en Italia, en Alemania.

Esa transformación es común a todos los partidos, en todas partes y en todas las épocas.

Observen el realismo en esta carta de José Café…

¡Del cuadro a la masa!
“Con el paso del PLD de partido de dirigencia a partido de masas, ya no le quedan tantos miembros dedicados al partido a tiempo completo, salvo algunos de los postergados de puestos gubernamentales.

“Todavía existen el presidente, el secretario general, el Comité Central, el Comité Político y demás niveles de su estructura orgánica, pero poco se oye de sus actividades, salvo cuando la cúpula va a acordar alguna disposición importante.

“Posiblemente, el presidente del PLD no tiene motivaciones para hacer vida de partido porque en cuatro años él y su esposa han recibido sendos mazazos de su propia organización política.

“Durante la campaña interna por la candidatura presidencial, la doctora Margarita Cedeño fue forzada a renunciar de sus aspiraciones, y recientemente la historia se repitió con el doctor Leonel Fernández.

“Como abogados, debe quedarles el sabor amargo de que entre los justificativos esgrimidos para cerrarles el paso ninguno tenía origen en la Constitución, las leyes ni los reglamentos internos del partido. Más bien partieron de la casuística, algunos paradigmas y las luchas de poder y por el poder…”

Y el secretario… ¿qué?
Sigue la carta de José Café: “Del secretario general nada se escucha; con la muerte de Peña Gómez y el relegamiento de Lidio Cadet a un segundo plano, esa posición, como vocera y cortafuegos de las organizaciones políticas, se ha convertido en una especie en extinción.

“Del Comité Central, la percepción es que es un organismo amplio, numeroso y representativo de la geografía nacional partidaria, pero su momento se produce sólo en tiempos pre electorales cuando escoge a los candidatos del partido para competir por cargos electivos.

“El poderoso Comité Político decreta las grandes decisiones. Las reuniones extraordinarias parecen la norma y se desconoce si opera bajo un calendario de reuniones por año.

“El PLD fue fundado bajo el lema: ‘Servir al partido para servir al pueblo’, y mientras estuvo en la oposición, su estructura, organización y funcionamiento generaron admiración y esperanzas.

“Ahora, en el gobierno sirviéndose y sirviéndole al pueblo, las tareas del partido están centradas en controversias por posiciones electorales… Y si hay algo más, está opacado por el ejercicio del poder”.

¡Así de simple…!