Celtics y Heat sabían que se verían en los playoffs

Mucho antes de que empezaran los playoffs, incluso antes de que comenzara esta campaña, el Heat de Miami y los Celtics de Boston sospechaban lo mismo.

Era inevitable que se vieran las caras en la postemporada.

Y desde luego que tenían toda la razón.

“Por fin ha llegado”, dijo el delantero Paul Pierce de los Celtics.

¿Quiere dramatismo? Esta serie semifinal de la Conferencia Este lo tendrá a raudales. Los tres superastros de Miami frente a los tres superastros de Boston. Dwyane Wade con una oportunidad de poner fin a la temporada de Boston, después de que los Celtics eliminaron al Heat en la primera ronda de playoffs de 2010, caída que desató amplios cambios en el roster de Miami a mediados del año pasado.

LeBron James intentará evitar que los Celtics lo eliminen por tercera ocasión en cuatro años. Shaquille O’Neal buscará destruir la ilusión del Heat, franquicia a la que ayudó a colocarse la corona de campeón en el 2006. Pierce, Ray Allen y Kevin Garnett tal vez preparándose para un campeonato más.

“Esta va a ser una serie de verdad”, dijo el jueves el delantero Glen Davis de los Celtics. “No creo que haya risas… Va a ser una pelea”.

La serie a ganar cuatro partidos de siete comienza el domingo en Miami.

Durante días evadieron el tema. Ni el Heat ni los Celtics querían decir que tenían esperanzas de enfrentarse en las semifinales de la Conferencia Este, y ciertamente que no dijeron nada antes de que Miami concluyera su serie de primera ronda frente a los Sixers de Filadelfia.

Ya no es necesario guardar cautela. Va a llevarse a cabo el duelo que querían el Heat, los Celtics y probablemente la mayor parte de la NBA.

“Creo que siempre pensamos que ocurriría en un momento dado”, señaló James.

El entrenador Doc Rivers de los Celtics hizo eco de esos sentimientos.

“Cuando armaron este equipo, en un momento dado asumimos que si queríamos ganar otro banderín probablemente tendríamos que pasar encima de ellos”, señaló Rivers.