Danilo haría pacto 12 años Educación


SANTO DOMINGO. De resultar electo presidente de la República, el precandidato presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, desarrollaría un ambicioso proyecto para transformar el sector educativo en un nuevo modelo, que incluiría extender a ocho horas el horario de docencia, reducir a una sola tanda la jornada escolar y mejorar sustancialmente el salario de los maestros que solo enseñarían, como máximo, a 30 niños.

Su visión es «formar mejores bachilleres». Para lograrlo se apoyaría en un pacto nacional, con extensión a 12 años, con los partidos políticos de oposición y organizaciones de base de la sociedad, cuyo desarrollo dependerá del seguimiento que se les dé durante tres períodos gubernamentales.

«Ese es un modelo que no se puede hacer de un golpe», dijo. «Yo quiero comenzar con la primaria. A mí me tocarán cuatro cursos como Presidente, al segundo gobierno le tocarán cuatro y a un tercero cuatro», explicó Medina durante su participación como el primer invitado a Diálogo Libre, encuentro que patrocina Omnimedia para conocer el pensamiento y las propuestas de líderes de opinión.

Para el precandidato presidencial peledeísta, la República Dominicana tiene problemas serios en educación que se reflejan en una baja calidad y en la no garantía de inclusión de los sectores más bajos.

«Tenemos la mayor cobertura de inicio escolar de América Latina, el 98.8 por ciento de los niños. El problema es que la pobreza estructural que tiene la República Dominicana saca a los niños de las escuelas», aseguró.

El modelo de Danilo

¿Para qué se necesitarían ocho horas de docencia? «En primer lugar para elevar la calidad de la enseñanza», responde Medina. «Yo quiero un pensum integral que incorpore al pensum normal artes, deportes, cultura y un oficio, que no haya un bachiller en la República Dominicana que no salga con un oficio… para las áreas turísticas del país, por lo menos dos idiomas, y para las áreas agropecuarias peritos agrónomos», agregó.

Respecto a los docentes, ambiciona «profesores que tengan salarios que se puedan equiparar con cualquier profesión, porque los que están yendo al magisterio son los que no consiguen insertarse en ningún sector de la producción, y así no vamos bien, pero hay que pagarle a los profesores».

Medina persigue convertir las escuelas en una especie de «guardería infantil», donde los padres puedan dejar a sus hijos durante ocho horas, mientras trabajan, con una garantía asegurada de desayuno y almuerzo. De lograrse, aseguró que «todos los niños de República Dominicana van a estudiar».

¿Dará el 4% a Educación?

En su discurso de campaña, Medina asume el compromiso de incrementar gradualmente y superar el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación, como establece la ley de Educación, y que están reclamando con ahínco sectores sociales.

Está consciente que cada detalle del nuevo modelo educativo que plantea requiere mucha inversión. «Eso, ¿cuánto va a costar? yo no sé. Yo no sé si es un cuatro, cinco, seis o siete por ciento. Son programas que tendrán números. Sumaremos, y lo que esos números den, eso invertiremos, y como irá integrándose un curso en cada año, entonces el presupuesto irá integrándose de manera gradual», aseguró.

Reducirá la nómina y creará oportunidades

Danilo Medina resalta la gran cantidad de personas que se acercan a los políticos buscando un empleo. Cita el caso de la nómina pública que, en término global, tiene cerca de 500 mil personas. «Probablemente este país puede ser gestionado con 150 mil empleos, ¿qué hacer con los 350 mil que están ahí?», cuestionó.

«Aquí hay que ir creando una sociedad de oportunidades. En la medida que la sociedad responda a las demandas de trabajo de la gente, la gente no va a estar detrás de los políticos», respondió.

«Nadie quiere estar detrás de un maldito puesto que, cuando cambian de Gobierno, lo cancelan. Eso es incertidumbre e inseguridad para el ciudadano. El problema es que, como la sociedad nuestra no está brindando las oportunidades de insertarse en el mercado de trabajo, entonces la gente, como última instancia, acude a la política», dijo.

La solución que plantea es que, en la medida que se desarrollen las empresas y soliciten mano de obra, la nómina pública podrá reducirse. «En esa misma medida podemos ir descargando la nómina pública», dijo.

«Quiero tener profesores bien pagados. Yo no quiero aulas con 60 niños, sino con 30 niños, pero ese es un modelo que no se puede hacer de un golpe, se requiere para mí, 12 años, un pacto a 12 años».