EE.UU Presenta imagenes de compañeros de Bin Laden muerto, menos la de el

Estados Unidos anunció ayer que no divulgará la foto del cuerpo de Osama bin Laden y anunció que se reserva el derecho de actuar nuevamente contra sospechosos de terrorismo en Pakistán, según la Casa Blanca.

“El presidente ha tomado la decisión de no divulgar ninguna de las fotos del fallecido Osama Bin Laden”, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas.

“No hay ninguna duda sobre el hecho de que Bin Laden está muerto. Seguramente hay dudas sobre su muerte entre los miembros de Al-Qaida. Y entonces no pensamos que una fotografía en sí haga la diferencia”, dijo el presidente citado por el portavoz.

“No es de interés de la seguridad nacional permitir (la publicación) de estas imágenes, de manera de evitar como en el pasado que sirvan de íconos para movilizar contra Estados Unidos”, añadió.

Carney respondió afirmativamente al ser interrogado sobre si el presidente estadounidense haría un ataque similiar en Pakistán, si se confirmara la presencia de sospechosos de terrorismo en ese país. “(Barack) Obama cree que se tomó la decisión correcta y continúa sintiendo eso”, agregó.

Más de 48 horas después de la eliminación del hombre más buscado del mundo, los analistas estadounidenses intentaban “hacer hablar” las decenas de discos duros, computadores y USB halladas en su residencia. “Estaría muy sorprendido si no topamos con una mina de oro”, explicó McLaughlin, ex número 2 de la CIA. McLaughlin puso como ejemplo la computadora de Ahmed Ghailani, uno de los autores de los atentados contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania en 1998, que permitió prevenir un atentado contra las instituciones financieras en Nueva York.

Se trata sobre todo de “detectar las amenazas que están en marcha” y de “alcanzar otros objetivos en el seno de Al Qaida”, como el número 2 de la red, Ayman al-Zawahiri, explicó por su parte Michael Leiter, director del Centro Nacional Antiterrorista estadounidense.

HIJA DE OSAMA OBSERVÓ LA ACCIÓN
En lo que respecta a los detalles de la muerte del líder de Al Qaida, las revelaciones se van realizando con cuentagotas. Una hija de Osama Bin Laden de 12 años de edad, actualmente detenida en Pakistán junto con otros niños y una esposa de su padre, vio cómo los soldados estadounidenses mataban al líder de Al Qaida, dijeron fuentes de los servicios secretos paquistaníes (ISI) ayer miércoles.

Esta niña “nos confirmó que Osama había muerto a balazos y que se lo habían llevado”, agregaron. El propio Bin Laden estaba desarmado cuando lo mataron, tal como reconoció el martes la Casa Blanca y “no tenía ningún comando que pudiera defenderlo”, afirmaron fuentes policiales en Abbottabad.

Por su parte, unos 70 abogados de Abbottabad se manifestaron el miércoles contra la operación que culminó con la muerte de Bin Laden, que consideran como una violación de la soberanía de Pakistán. Sin embargo, el Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, aseguró ayer miércoles en el Senado que la operación fue “completamente legal” y un “acto de legítima defensa nacional”. “¿Se debía actuar bajo el principio de que (Bin Laden) era una bomba ambulante?”, preguntó el senador Lindsey Graham, a lo que Holder respondió: “Exactamente”. Pese al deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán, ambos países, aliados en lo que Washington llama la “guerra contra el terrorismo”, tienen interés en mantener su alianza, según expertos