Hip-Hop y Salsa, las dos Culturas Musicales más Influyentes en la Republica Dominicana.

Por:

Edwin Lahoz

@edwinelbroky

edwinlahoz@gmail.com

 

La música es el arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales. Mediante este arte, se pone de manifiesto una serie de expresiones culturales, estilo, moda, jerga, códigos, normas y reglamentos que definen un género musical y se convierten en una identidad para los consumidores del mismo el cual adoptan en su diario vivir.

En la República Dominicana, dos géneros musicales han logrado trascender e influir de manera tal, que se han convertido en la identidad de la clase popular y urbana.  El Hip-Hop y la Salsa han logrado manifestar costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta y sistemas de expresión o jerga urbana-callejera.

En la historia de la música, pocos son los géneros que han logrado trascender al punto de convertirse en cultura de índole mundial.

El Hip-Hop es un género musical que nace en los Estados Unidos en la época de los 70. Es la ciudad de New York, considerada la capital del mundo por su gran diversidad de inmigrantes provenientes de todos los países, el espacio ideal para dar inicio a este género musical que pronto se convertiría en la cultura musical más influyente en la clase popular a nivel mundial.

En la República Dominicana el hip-hop adoptó un nuevo subgénero llamado Música Urbana el cual engloba un conjunto de fusiones rítmicas como el Reggaetón, Merengue de Calle, Salsa Urbana, Dembow, Rap, entre otras. Una nueva forma de libre expresión mediante la cual, en principio la generación perteneciente a los años 80 (época en la que inicia el Rap en la Republica Dominicana) influye desde New York hacia Puerto Rico y llega a nuestro país convirtiéndose en una fiebre que pronto arroparía nuestras calles y que se identificaría en la expresión de 4 elementos, Graffitti, Mc, Dj, Breaking Dancin.

Hoy en día puede notarse como la jerga callejera y la moda se han convertido en talvez las dos influencias más grandes de esta cultura en nuestra sociedad, los peinados, tatuajes y prendas se convierten en la identidad física mientras que expresiones como ¡que lo que con que lo que!, Manga ahí, divareo, en para, entre otras se han convertido en parte de nuestro lenguaje popular interpretando las misma de acuerdo a la situación en la que se utilizan.

Muchas han sido las críticas y señalamientos de una parte de nuestra sociedad al considerar que su contenido sensacionalista y de doble sentido influye de mala manera en nuestra futura generación, sin embargo hemos olvidado que la educación es la base principal de una sociedad, si hoy en día la música popular expresa este doble sentido, se debe a que nuestro público aprecia más el sensacionalismo causado por las expresiones crudas que el mensaje positivo y creativo que promueven los valores de una educación básica ejemplarizada por el modelo paterno actual.

La Salsa, un conjunto de ritmos afrocaribeños fusionados con jazz y otros estilos nace en la misma ciudad de New York a principios de los años 70, de la mano de un Dominicano (Jhonny Pacheco) bajo las influencias del son, la guaracha, el guaguancó, el mambo, la charanga y el Jazz, mezclado con influencias africanas, puertorriqueñas, neoyorquinas y dominicanas, la Salsa se convierte en un género musical trascendente e influyente para la población latina. Su enriquecimiento musical, composición rítmica y expresión, se convierte en poco tiempo en el género musical más consumido por los latinos desde la década de los 70 hasta nuestros días. Mediante este fabuloso género musical, la comunidad latina creciente en la ciudad de Nueva York se hace sentir desde los más oscuros y tenebrosos callejones del Bronx hacia el resto del mundo convirtiendo este género musical en una cultura que pronto influiría en su forma de expresión, moda, estilo de baile, tumbao y sobre todo, forma de expresión social.

La Salsa paso de ser un género musical a ser una cultura desde el preciso momento en que la sociedad adoptó su contenido como la cara representante de la identidad latina emigrante y de la misma forma, en aquellos países que adoptaron el ritmo gracias a la gran mezcla musical que permitió su creación.

La salsa es quizás para los latinos la cultura más influyente gracias a que su evolución expresa el estatus político, emocional, cultural y social, creado de todas las raíces latinas lo cual deja sin efecto escoger una nacionalidad fija para este género musical, hasta una nueva forma de protesta social mediante la cual se pone de manifiesto una reflexión sobre grandes acontecimientos históricos dentro y fuera del género musical.

La Salsa adquirió identidad propia desde su forma de bailar, hasta la forma de vestir. Personalidades como Héctor Lavoe, Rubén Blades, Frankie Ruiz, Willie Colón, Ismael Rivera, entre otros, se han convertido en imágenes ejemplares para muchos incluyendo artistas de otros géneros como el Hip-Hop, gracias a la similitud de las expresiones e influencias que se identifican con la sociedad popular latinoamericana.

En la República Dominicana, actualmente la Salsa es el género musical más consumido y seguido después de la Música Urbana, su desarrollo ha evolucionado al punto de crearse nuevos subgéneros de los que se han destacado la Salsa Brava, Salsa Social, Salsa Romántica y hoy día la Salsa Urbana; un nuevo concepto que busca introducir nuevos estilos y jergas a la expresión sin cambiar las bases asentadas en este género y con el cual, hoy día se identifica la clase popular consumista.

Hoy día, nuestro país goza de grandes exponentes y es la Salsa Dominicana la que se establece como la moda actual consumida en gran parte de Latinoamérica, artistas como Sexapeal, Chiquito Team Band, Alex Matos, Yiyo Sarante, David Kada, entre otros se han convertido en una sensación en toda Latinoamérica representando así talvez la era de mayor consumo de la salsa dominicana.

Use Facebook to Comment on this Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *