Iglesia Catolica en Santiago preocupada por la delincuencia

SANTIAGO.   El semanario católico Camino consideró que en esta ciudad se está perdiendo el sosiego y la tranquilidad que los han caracterizado, con lo que se va marchitando el encanto tradicional de los residentes aquí.

La percepción del vocero escrito de la Conferencia del Episcopado Dominicano está consignada en el editorial que, con el título “¿A dónde vamos?”, aparecerá en su edición del próximo domingo y que circulará en todas las iglesias católicas del país.

“Los delincuentes van poniendo de rodillas a sus habitantes; los asaltos, atracos y otros hechos de violencia no tienen horas; hay temor y estamos viviendo en una cárcel sin puertas”, dice Camino.

Al analizar las causas que, de acuerdo a su criterio, generan lo que define como “descomposición social”, el semanario religioso cita el tráfico y consumo de drogas y la impunidad frente a los casos de corrupción.

Estimó que la impunidad  “se convierte en estímulo para personas que justifican su mala conducta diciendo que los de arriba lo hacen y no pasa nada”.

Otras causas que citadas son el desempleo, el deterioro de los servicios públicos, la destrucción de muchas familias que envían a la calle a potenciales antisociales y jóvenes sin ideales “que llenan su mente de basura, llegando a un estado de enajenación que los lleva a cometer cualquier fechoría”.

Para el vocero escrito de la Iglesia Católica, lo penoso de esta situación es que se va generando una sensación de frustración en la población, que piensa que todo se perdió, y que nada se puede hacer.

También, creer que la muerte a cada instante de los malhechores por mano de la Policía Nacional frenará este caos. “El problema es más profundo y, si no se atacan las raíces que provocan la delincuencia, estaremos arando en el mar”.

Caminó  recordó que otras naciones  comprendieron esa realidad y aplicaron políticas sociales coherentes y hoy comienza.