Medio Ambiente dice vertedero Tamboril seguirá

SANTIAGO. El vertedero de Tamboril, cuya humareda afecta la salud de residentes allí y en sectores santiagueros, por tiempo indefinido continuará operando en la comunidad de Guazumal, contrario a los planes previstos por el Ministerio de Medio Ambiente, de clausurarlo a más tardar en enero pasado.

Así lo informó el incumbente de ese organismo, Francisco Domínguez Brito, quien justificó la acción porque hasta ahora no se disponen de los mecanismos que en la práctica permitan su clausura.

 Puntualizó que ciertamente se planteó la posibilidad de llevar hasta el vertedero de Rafey la basura que se produce en Tamboril, pero que eso significaría multiplicar las deficiencias que se verifican allí, en vista de que no es un relleno sanitario.

A finales del pasado año y ante reclamos de los residentes en Guazumal y la zona noreste de esta ciudad, para que dicho basurero fuera clausurado, Medio Ambiente garantizó que tal cosa se produciría a más tardar a finales de enero.

Y que los desperdicios que se producen en Tamboril serían transportados a Rafey, lo que no fue aceptado por el alcalde santiaguero Abel Martínez, alegando dificultades para el manejo de ese volumen de residuos.
Ante la decisión de no transferirlos al vertedero local, Domínguez Brito dijo que el de Guazumal seguirá en operación por tiempo no definido “porque no se puede dejar en las vías públicas de Tamboril los desperdicios que producen 60 mil personas que residen allí”.

El ministro de Medio Ambiente se definió como uno de los afectados directos de las humaredas que se originan en el basurero de Guazumal, en vista de que a su residencia, ubicada en la comunidad Gurabo, de esta ciudad, penetra con facilidad el humo y el hedor manados de ese lugar.

Lamentó que en el país no existe un relleno sanitario, sino una gran cantidad de vertederos, muchos de ellos bastantes descuidados y donde queman los desperdicios.