Mitur presenta en la UNESCO inversión en preservación del patrimonio histórico y turístico en la Ciudad Colonial

Maribel Villalona, coordinadora general del Programa de Fomento al Turismo en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, la embajadora ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Laura Faxas, y Omar Ramírez, asesor presidencial en materia de Cambio Climático, presentaron los detalles de las inversiones realizadas por un monto de US$160 millones entre el sector privado dominicano, el Gobierno y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la preservación del patrimonio histórico y turístico en la Ciudad Colonial de Santo Domingo.

Villalona detalló que el sector privado ha invertido US$100 millones, el Gobierno US$30 millones y el BID los otros US$30 millones al Gobierno, para el rescate de ese núcleo urbano de valor histórico.

Esa información fue ofrecida durante el panel que auspició la UNESCO titulado “Mejores Prácticas para el Desarrollo de Economías Creativas y Regeneración del Territorio en Centros Históricos”

El comunicado de prensa enviado a la redacción de Infotur Dominicano indica que Villalona presentó los resultados y la metodología empleada por el Programa de Fomento en los trabajos de rescate y preservación del patrimonio en la Ciudad Colonial. Comentó sobre la relación entre la recuperación de los centros históricos y la potenciación de las economías creativas en el marco de las oportunidades que genera el turismo urbano y cultural para la integración local al desarrollo y de la puesta en valor del patrimonio tangible e intangible.

Explicó que en la primera etapa del programa la inversión pública se ha centrado en los espacios públicos recuperados para el peatón y para el tráfico pacificado; los ambientes coloniales, con la recuperación de 860 fachadas históricas, los monumentos y museos con potencial turístico, proyectos de integración ciudadana, rescate de tradiciones, programas culturales de animación urbana, apoyo a micro negocios y nuevos emprendimientos y el fortalecimiento y monitoreo de la gestión turística.

Subrayó que todo esto completa la inversión estatal de US$30 millones en la primera etapa, lo que ha motivado una inversión privada simultánea de más de US$100 millones y la apertura de unos 300 nuevos emprendimientos comerciales entre los años 2012 y 2015, lo que parece haberse duplicado durante el 2017.

“Pero lo más interesante es que muchos de esos nuevos comercios están basados en las economías creativas, que han encontrado en la calidad del ambiente de esta área histórica recuperada, el espacio ideal para la innovación, en comercios de pequeños formatos y de naturaleza híbrida contemporánea”, agregó.

Aseguró que estas iniciativas han sido un factor esencial para acercar el significado de estos espacios históricos a las generaciones de hoy,  lo que ha contribuido con la recuperación del carácter de centralidad que había perdido la Ciudad Colonial, que comienza a ser reconocida como el principal distrito cultural de Santo Domingo.

“Estos nuevos espacios de comercio creativos e híbridos han encontrado en el centro histórico recuperado el espacio ideal para su sostenibilidad por el carácter de proximidad que les otorga una superficie de apenas un kilómetro cuadrado, que puede ser recorrida por el peatón, que al andar va descubriendo cada una de estas ofertas, que a modo de clúster se organizan en el espacio, dotando de nuevos empleos, nueva vida, nuevos significados y de pluralidad, esta área de la ciudad que está siendo recuperada para todos”, especificó.

Observó que se incluyen en las economías creativas la arquitectura, interiorismo, moda y literatura.

En tanto se consideran comercios “híbridos” y contemporáneos el teatro, la música, bares, sala de exposiciones, conciertos, artesanía, gastronomía, chocolate y museos.

La profesional expuso en el aspecto del panel titulado “Economías Creativas y Regeneración del Territorio: Potencial para el Desarrollo Cultural y Económico en los Pequeños Estados Insulares”.

Durante su disertación la arquitecta Villalona resaltó el modelo de financiación y de administración que ha servido de base para la implementación y los resultados cosechados por el programa de rehabilitación de la Ciudad Colonial, impulsado por el estado dominicano a través del Ministerio de Turismo, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en los últimos cinco años.

Maribel Villalona también solicitó reconocer el rol fundamental que juega la modalidad de “turismo de sol y playa” en las economías de los pequeños estados isleños del Caribe y promover cada vez mejores mecanismos que garanticen la sostenibilidad ambiental, social y económica de esta industria en la región, ante los riesgos de afectación costera por el cambio climático.