MUCHO PLACER: Posturas sexuales fáciles de hacer

MUCHO PLACER: Posturas sexuales fáciles de hacer

MUCHO PLACER: Posturas sexuales fáciles de hacer

El sexo es muy importante en la vida de una pareja. En ocasiones por inexperiencia o monotonía no se consigue disfrutar de los encuentros sexuales o bien se produce una cierta apatía y aburrimiento porque siempre es lo mismo. Mantener la pasión y la atracción sexual no es tan complicado si se deja libre la imaginación y se prueban nuevas cosas, pero siempre que las dos personas estén de acuerdo en ello.

Te explicamos 8 posturas sexuales fáciles de hacer y placenteras para que recuperes el interés por el sexo o que cada encuentro con tu pareja sea mucho más excitante.

La silla


En general, el sexo tiende a practicarse en la cama. Y sí es cierto que es muy cómodo y satisfactorio, pero de vez en cuando también viene bien cambiar y disfrutar de la práctica sexual en otras zonas de la casa y más allá del dormitorio.

Practicar sexo en una silla
Esta es una postura muy fácil y placentera con la que lo pasaréis muy bien. No en vano, la postura toma nombre de esta parte del mobiliario tan común en cualquier casa. La posición es sencilla. Él tiene que permanecer sentado normal y tú ponerte encima de él y rodearle con tus piernas. Además de haber un contacto visual directo, se nota más placer por el contacto constante de los genitales, la facilidad para acariciar cualquier parte del cuerpo (incluyendo el clítoris) y la posibilidad de estar besándoos de forma continuada.

Otra versión de la postura de la silla es sentarte sobre él, pero con la espalda tocando su pecho. De cualquiera de las dos formas, tú tendrás el control y marcarás el ritmo.

El rompecojines


En el sofá también es fácil practicar sexo. Una de las posiciones más sencillas es el rompecojines, que consiste en que ella está tumbada boca abajo en el sofá, pero con medio cuerpo fuera de él.

Es decir, que la zona de la cadera queda apoyada sobre el brazo del sofá y las piernas están fuera de él para que puedas apoyar los pies en el suelo. En esta posición, la penetración es muy placentera y fácil para él. Para estar más cómoda, normalmente, se aconseja poner un cojín para apoyar la cabeza.

Amazona


A veces convertir el sexo en algo diferente no es tan complicado. Es suficiente con introducir algunos cambios en algunas posturas que son muy conocidas, como sucede con la amazona.

Seguramente habrás probado a subirte encima de él cuando está tumbado con las piernas dobladas como si fueras una amazona. Esta misma posición la puedes seguir practicando con una pequeña variación: subiéndote encima de él, pero dándole la espalda.

Además, deberás llevar las manos hacia atrás para que tengas un punto de apoyo. Al estar las piernas de ambos juntas, se nota más placer. También él puede incorporarse un poco para tocarte el clítoris.

La tabla de surf

Si te gusta el surf, tienes otra postura muy fácil y placentera para practicar sexo tumbados: ponerte encima de él con las piernas juntas porque se necesitan para realizar el movimiento. Él también estará acostado y con las piernas juntas.

Esta postura permite una penetración lenta pero muy placentera porque el contacto es total. Para un movimiento más rápido, puedes poner tus brazos en sus costados para apoyarte y moverte mejor.

La cuchara

Muy fácil es practicar el sexo con la postura denominada la cuchara. Es como hacerlo tumbados, pero de costado. En este caso, él tiene más capacidad de movimiento y también puede acariciarte cualquier parte del cuerpo. Además, el clítoris es de fácil acceso.

Es una de las posturas más excitantes y placenteras, sobre todo, porque se puede combinar el orgasmo vaginal y el de clítoris.
Piernas arriba
Otra alternativa de posturas de sexo tumbados es la denominada piernas arriba, que consiste en tumbarte y elevar las piernas hasta que tus tobillos se apoyen en los hombros de tu pareja.

Él tendrá que llevar todo el ritmo y tú solo tendrás que preocuparte de disfrutar. La penetración es también más profunda, algo que les gusta mucho a ellos.

El balancín


Para los más habilidosos, aún hay más posturas fáciles de hacer y placenteras. Una de ellas es la que se conoce habitualmente como balancín. En este caso, consiste en poneros uno en frente del otro con las piernas entrecruzadas, pero con los genitales siempre en contacto.

Desde esa posición, se apoyan los brazos por detrás de la cabeza y se inclina la pelvis hacia adelante para que hagáis una curva al llevar el cuerpo ligeramente hacia atrás.

Nirvana

Inicialmente, es una de las posturas más clásicas, puesto que ella permanece tumbada y él está sobre ella para la penetración. Sin embargo, en la posición nirvana hay unas particularidades. Las piernas de la mujer están estiradas y muy juntas y los brazos se colocan sobre la cabeza o bien se agarra el cabezal, mientras el hombre hace el movimiento.

Son 8 posturas sexuales fáciles de hacer y placenteras que te recomendamos para que disfrutes de tu vida sexual. Pero recuerda que tu pareja tiene que estar de acuerdo en ponerlas en práctica para que ambos disfruten del encuentro sexual.

Compartir