¿Por qué un ex pide una “última noche”?

¿Por qué un ex pide una “última noche”?

Terminar una relación nunca es fácil, sobre todo cuando ya han pasado varios años y se ha generado una sensación de necesidad hacia la otra persona, por eso cuando las parejas se separan suelen quedar en comunicación para verse de nuevo porque dejarse de ver abruptamente es difícil para ambos, sobre todo si la relación no se acaba en malos términos. En este sentido y por lo general uno de los dos siempre tiene la intención de querer volver a verse con su ex amor y no perder la comunicación definitivamente.

Al respecto el experto en psicología de la Universidad de Monmouth (Reino Unido) Gary Lewandoski, comprobó que las rupturas tienen beneficios asociadas con el crecimiento personal luego de una separación, porque la gran mayoría de las personas reflexiona sobre las consecuencias que llevaron a la ruptura, se cuestionan si fueron ellos los que fallaron y tratan de aprender al máximo de esa experiencia para que una situación como esa no se vuelva a repetir en un futuro y así poder hacer las cosas mejor con su siguiente pareja.

Por eso antes de separar su vida por completo muchos le piden una “última noche” a su ex, pero expertos aseguran que se debe tener mucho cuidado porque esta situación puede generar un sin número de cosas negativas.

Pero la realidad es que a pesar de todo muchas personas no quieren asimilar que ya perdieron y por ello quieren seguir en contacto con su ex. Un gran número de parejas han cuestionado ¿por qué un ex pide una “última noche”? aquí te diremos algunos de los motivos más relevantes.

Y es que una última noche casi siempre se pide para recordar y por la confianza que ya se generó en la pareja, para muchos es más fácil tener relaciones con alguien que ya conocen, que les atrae, que los complace en la cama, con quien se entendieron por algún tiempo, alguien con quien no debes esforzarte al máximo para poder ir a la cama y terminar en una gran noche de intimidad.

LO MALO Y LO BUENO DE UNA ÚLTIMA NOCHE

Debemos partir del hecho de que una ruptura siempre será una situación difícil, sino para los dos, por lo menos para uno de los miembros de la pareja. Por lo tanto aceptar hacer el amor es volver a revivir algunos momentos que pasaste con esa persona y podrás tener una explosión de sentimientos encontrados, pero si la pareja es muy madura esta “última noche” podría ser positiva y te hará recordar por qué decidiste terminar con esa persona, alejarte sin resentimientos y con la decisión de no dejar que nada ni nadie bajo ninguna circunstancia afecte tu dignidad.

El filósofo alemán Friedrich Nietzsche, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes en el siglo XIX y con mucha vigencia en la actualidad, acuñó la frase “lo que no te mata, te hace más fuerte” por eso y en definitiva, todo depende de ti, de la actitud que asumas y de la forma como ves las cosas.

Y es que el sufrimiento es parte inevitable de vida, pero nosotros para poder salir adelante debemos desarrollar algunas formas de aliviar o reducir ese impacto que nos genera el dolor emocional, por lo que empezamos a darle al dolor el poder de transformarnos positivamente y así poder crecer como personas.

Otro aspecto muy importante y que no podemos obviar es que cuando se toma la decisión de terminar con una relación, no necesariamente ya no se siente nada por la otra persona, antes en muchos casos ocurre todo lo contrario, las personas deciden terminar la relación aun amándose y muy enamorados, pero con razones de peso y argumentos valederos para no seguir con esa persona, pues a pesar de sus sentimientos si ha tomado la decisión de terminar con su pareja es porque las cosas negativas superaron a las positivas y no quiere seguir en una relación que no la edifique ni la haga una mejor persona. En este caso en particular una última noche no será muy conveniente, porque la persona en la intimidad dejará aflorar sus sentimientos y el otro percibirá que aún lo ama y que puede seguir a su lado, lo que terminará siendo contraproducente.

Nuestra recomendación es que avances y no te detengas, si ya te tomaste el tiempo para reflexionar y pusiste las cosas en una balanza, no es momento de flaquear y por algo tuviste el valor de terminar con esa relación.

En la actualidad existen varios estudios científicos de este comportamiento, pero hay uno en particular que hizo la Universidad de Kansas, el cual comprueba que las relaciones que terminan y regresan y terminan y regresa, tienen cada vez más problemas y si al final se convierte en un matrimonio, pueden llegar a ser muy infelices. Y es que cuando dos personas aún conociendo todos los conflictos que han tenido con su pareja a lo largo de una relación, deciden unir sus vidas, esto no es para nada positivo y mucho menos edificante, si a lo largo de un noviazgo siempre se vieron envueltos en situaciones que sacaron lo peor de ellos, el tomar la decisión de seguir juntos es en muchos aspectos un tanto masoquista, porque querer vivir el día a día sufriendo no es para nada inteligente y se asocia con otro tipo de conductas.

Compartir