Primarias Abiertas son inconstitucionales y peligrosas… Por Lenin Campos

Por: Lenin Campos

El debate nacional sobre la Ley de Partidos se ha centrado en el tema de las primarias internas para elegir, candidatos presidenciales, congresuales y municipales a través del sistema de primarias simultáneas y con el padrón de la Junta Central Electoral. Tanto los partidos de oposición como la Junta Central Electoral y la sociedad civil representada por Participación Ciudadana y FINJUS, se han manifestado en contra de que el padrón usado en estas primarias sea abierto o lo que es lo mismo, de la JCE.

¿Qué significaría en la práctica que se aprobaran en la Ley de Partidos primarias abiertas y simultáneas? Significaría en realidad que estaríamos abocados a unas elecciones anticipadas, mucho más complejas que las fijadas constitucionalmente para el año 2020 ya que en ella participarían no menos de cincuenta mil candidatos de los diferentes partidos, que, celebrándose a nueve meses antes de las elecciones municipales de febrero del 2020, tendrían que ser celebradas en mayo del 2019. 

¿Qué significaría una convocatoria a todo el electorado a participar en unas primarias abiertas y simultáneas en mayo del 2019? Que tendría que iniciarse desde mediados del año en curso (2018) una masiva y profusa campaña electoral abierta, con spots de televisión, radio, vallas, afiches y todo lo que conlleva un proceso eleccionario general. Meteremos al país en un verdadero “berenjenal” elevando el dispendio en el uso de recursos en una campaña anticipada.

¿Qué significaria para la Junta Central Electoral organizar estas elecciones anticipadas en mayo del 2019? Como bien ha advertido el presidente de la JCE, Julio César Castaños, estas tendrían un costo superior a los cinco mil millones de pesos e implicaría una logística sin precedentes para dar oportunidad a miles y miles de candidatos de los distintos niveles y de los distintos partidos. En otras palabras, un buen “arroz con mango”, en buen dominicano. 

¿Qué significaría para el nuevo TSE unas elecciones anticipadas a finales del año en curso con más de cincuenta mil candidatos? Meses de trabajo intenso conociendo impugnaciones y quejas de un proceso tan complejo y traumático, acercándolo peligrosamente a la fecha de las elecciones constitucionales de febrero y mayo del año 2020.

Al momento de escribir este artículo, martes primero de mayo,

no tengo la información de lo que pasará en la cámara de diputado con este proyecto. Espero que el presidente Danilo Medina y el sector hegemónico que representa dentro de ese organismo de dirección del PLD, que es el comité político, haya reconsiderado su posición acerca de imponer en la Ley de Partidos estas elecciones anticipadas denominadas: Primarias Abiertas y Simultáneas.

Si ese sector del PLD de manera equivocada trata de imponer primarias abiertas y simultáneas a través de su bancada peledeísta en el Congreso, estoy convencido de que en el país se iniciará una grave crisis política, ya que ningún partido de la oposición aceptará que el PLD le escoja sus candidatos. Igualmente se crearía un conflicto institucional con el árbitro, que es la JCE, incapacitada desde el punto de vista material para la organización de unas verdaderas elecciones anticipadas en mayo del 2019, disfrazadas de primarias.

En el año 2004 el Congreso Nacional aprobó una Ley de primarias abierta y simultánea, impulsadas por nuestro amigo, el senador José Tomás Pérez. 

Esa ley fue atacada por un recurso de inconstitucionalidad elevado po una fundación presidida por el Dr. Julio César Castaños Guzmán. En el año 2005 la Suprema actuando como Tribunal Constitucional, declaró no conforme con la Constitución la Ley de Primarias abiertas y simultáneas, dictaminando en uno de sus motivos esenciales que violaba el derecho constitucional de asociación, que les permite a los ciudadanos agruparse con reglas propias en los partidos políticos. 

En virtud del artículo 277 de la Constitución actual ese precedente de la Suprema Corte de Justicia es irrevocable y no puede ser echado atrás por el actual Tribunal Constitucional, por lo que es un precedente inamovible, vinculante a todos los poderes públicos, incluyendo al Congreso Nacional que conoce la Ley de Partidos. 

Espero que la sensatez y el consenso se impongan en la aprobación de la Ley de Partidos y la reforma electoral, y que no sea necesario ni una nueva crisis política electoral, ni tener que recurrir en inconstitucionalidad a una Ley de Partidos que convoque a unas elecciones generales anticipadas en los tres niveles, que representaría en la práctica las llamadas primarias abiertas y simultáneas.

Primera entrega de este articulo

EL AUTOR DE ESTE ARTÍCULO ES UN DIRIGENTE DEL PLD Y PRESIDENTE DE LA JUVENTUD DE NEW JERSEY ​CON LEONEL