Razones por las que no disfrutas el sexo plenamente

Razones por las que no disfrutas el sexo plenamente

Razones por las que no disfrutas el sexo plenamente

Muchas veces, el sexo no es algo sencillo. En efecto, muchos factores pueden estar incidiendo en si disfrutamos el sexo plenamente o no. ¿Sabes cuáles son? En este artículo te presentamos algunos de ellos.

¿Por qué no disfrutas del sexo plenamente?

Desde siempre, el sexo se ha presentado como un placer que debe sentirse cada vez que se practica. No obstante, la realidad es que en muchas ocasiones, aunque se mantenga una relación sexual, no nos sentimos plenamente satisfechos. ¿Qué es lo que falla?

Quizás algunos complejos, el nerviosismo o el estrés de la vida diaria nos impiden entregarnos y disfrutar. Porque, en efecto, el estrés es el factor principal que puede provocar que no se disfrute del sexo plenamente. 

No obstante, aunque relacionadas con el estrés, las causas pueden ser muchas más. Veamos, a continuación, algunas de ellas:

Ansiedad por agradar a la pareja

Pareja en la cama con problemas sexuales
A la hora de mantener relaciones, el estrés y los tabúes deben quedar atrás para disfrutar plenamente con tu pareja.

Quizás sientes presión por satisfacer a tu pareja, de modo que te estresas y no eres capaz de relajarte. Olvidas que tu excitación y placer son tan importantes como los de la otra persona y que merecen la misma dedicación.

Por otra parte, puede que desees hacer algo en la cama pero no te atreves a expresárselo a tu pareja. Ya sea por miedo a qué pensará si le descubres tu fantasía o a que la rechace, el caso es que no satisfaces tu deseo. En consecuencia, guardas en tu interior un factor de estrés durante la relación.

Sea cual sea el caso, para poder disfrutar del sexo plenamente primero hay que relajarse. Por eso, es mejor dejar atrás tabúes, evitar el estrés y la presión y darse por completo al placer de ambos.

Además, no olvides la importancia de compartir tus pensamientos y deseos con tu pareja. De otro modo, ¿cómo váis a disfrutar del sexo plenamente si no conversáis sobre lo que más os excita y satisface?

Quizá te interese: Hablar durante el sexo: Entérate porque es bueno

Complejos que impiden disfrutar el sexo plenamente

Quizás algunos detalles de tu cuerpo no te agradan y durante la relación sientes los complejos. Intentas evitar que te toquen aquí o allá o que se muestren determinadas partes de tu cuerpo. Por supuesto, con la luz encendida todo es más complicado.

¿Cómo dejarse llevar por el placer si no nos relajamos? Por eso, lo mejor es dejar atrás cualquier complejo y evitar el estrés o ansiedad que puedan afectarnos. De este modo, no conseguiremos disfrutar plenamente del sexo. Recuerda que siempre se disfruta más con una pareja desinhibida y sin complejos.

Sequedad vaginal

Mujer con un cartel en la zona íntima de SOS
Ante este problema frecuente en algunas etapas de la mujer, emplea lubricantes o geles que ayuden en el momento de la relación.

Muchas mujeres, a pesar de sentirse excitadas, presentan sequedad vaginal. Es algo normal en determinadas etapas de la vida de una mujer,especialmente durante la menopausia o la lactancia.

Para ello, existen cremas lubricantes realmente efectivas que pueden ayudarte a evitar la sequedad vaginal y mantener relaciones sexuales plenamente satisfactorias.

Obsesión con el orgasmo

Muchas veces, es tal la obsesión con llegar al orgasmo que se crea un círculo vicioso en el que el estrés por alcanzarlo lleva, precisamente, a no conseguirlo. Por esta razón, de nuevo el enemigo número uno, el estrés, debe desaparecer de la relación sexual.

En efecto, debemos entender que el orgasmo es realmente placentero, sí, pero es mejor relajarse y comprender que el sexo ofrece muchos más placeres que nos podemos estar perdiendo si nos obsesionamos con ello. 

Te recomendamos leer: Fisiología del orgasmo femenino

Vencer el vaginismo para disfrutar el sexo plenamente

Pareja en la cama donde el hombre está consolando a la mujer
La sensación de dolor durante el coito es una problemática que deberá ser consultada a tu ginecólogo para localizar las causas.

El vaginismo es un problema sexual femenino caracterizado por la contracción involuntaria de los músculos de la pelvis que rodean la vagina. Por eso, puede llegar a estrecharse demasiado, provocando dolor durante el coito.

Las causas del vaginismo pueden ser físicas (endometriosis, por ejemplo) o psicológicas (depresión, ansiedad, traumas). En cualquier caso, el ginecólogo puede aconsejarte e iniciar el tratamiento adecuado. 

Anorgasmia femenina

Se trata de otro problema sexual. En este caso, a pesar de la estimulación y la existencia de deseo sexual, la mujer no puede llegar al orgasmo. Aunque puede deberse a etapas como la menopausia, la anorgasmia puede ser algo mucho más complicado.

En efecto, puede tener sus raíces en una mala educación sexual y el desconocimiento del propio deseo y cuerpo. Además, puede deberse a estados o periodos de estrés y ansiedad y es común en casos de depresión.

Como has podido observar, la mayoría de las causas de por qué no disfrutas plenamente del sexo están relacionadas de alguna manera con el estrés. Por esta razón, ya sea hablando con tu pareja o iniciando una terapia sexual, el objetivo será desinhibirte y sentirte mejor, relajándote y aumentando tu seguridad.

El sexo es un placer, no cabe duda, y disfrutarlo es un aspecto importantísimo de tu bienestar.

Compartir