Televisores Samsung en 2019: QLED, menos cables y con inteligencia artificial

Televisores Samsung en 2019: QLED, menos cables y con inteligencia artificial

El segmento de los televisores no para de crecer, y Samsung ha presentado en el Euroforum celebrado hace unos días en Oporto el futuro de los paneles de consumo. Según la compañía surcoreana, los televisores serán más grandes, con más resolución, contarán con inteligencia artificial y, además, tendrán una instalación más simple.

Marzo será el mes clave para Samsung, ya que la compañía surcoreana empezará a distribuir a nivel mundial los nuevos televisores QLED. En el Euroforum de 2019 al que viajamos desde ComputerHoy.com pudimos ver en directo algunos de los televisores presentados en el CES, como el Samsung Q950, un televisor 8K de hasta 98’’ que resulta espectacular, pero no solo la gama más top de Samsung contará con lo último en tecnología.

Y es que, a lo largo de 2018, la compañía surcoreana empezó a incorporar diferentes mejoras a nivel de tratamiento y procesamiento de imagen, y esa tecnología llegará, ahora, a más modelos. Concretamente, se ‘’desplegarán’’ más de 20 nuevos televisores (si contamos las pulgadas) en las próximas semanas, y el catálogo quedará así:

Samsung Q900: disponible en 65’’, 75’’, 82’’, 85’’ y 98’’. Son los más avanzados de la familia, con HDMI 2.1 para permitir el 8K e inteligencia artificial para el escalado. Tiene Direct-Full-Array.
Samsung QLED Q90: en 65’’, 75’’ y 82’’, son algo más asequibles, pero siguen contando con las mejoras de imagen y diseño de la gama más alta. También tienen Direct-Full-Array, pero la resolución se queda en 4k.
Samsung QLED Q80: en 55’’, 65’’, 75’’ y 82’’, aquí se sacrifica algo en lo que a diseño se refiere, pero cuentan con Direct-Full-Array y 4K.
Samsung QLED Q70: bajamos algo hasta las 49’’, 55’’, 65’’, 75’’ y 82’’, 4K con Direct-Full-Array.
Samsung QLED Q60: son las más básicas, de 43’, ’49’’, 55’’, 65’’, 75’’ y 82’’ con resolución 4K, aunque estas no cuentan con Direct-Full-Array.

QLED 2019: más IA, mejores ángulos de visión y más grandes
La tecnología Direct-Full-Array es uno de los ases bajo la manga de Samsung. Y es que, se trata de una tecnología que busca ofrecer los negros más puros posibles, una de las limitaciones del LED debido a su diseño (y que no está presente en el MicroLED, por ejemplo).

En pocas palabras, se trata de una tecnología que es posible gracias a una matriz de LED de iluminación que dan un brillo más homogéneo a la parte trasera del panel, actuando de forma inteligente sobre los píxeles en color para conseguir unos negros más profundos.

Samsung QLED
Además, gracias a la utilización de paneles VA, y de una mejor aplicación de la tecnología Direct-Full-Array, Samsung nos mostró los avances en lo que a ángulos de visión se refiere. Y lo hizo con una comparativa de los televisores de 2017, 2018 y 2019.

Analizamos el Samsung QLED Q9F

Cuando variamos el ángulo de visión, el brillo y el color cambia. Esto es algo que aparecía en los televisores de 2017, pero en los de 2018 consiguieron, con la tecnología Direct-Full-Array, minimizar la variación de color, no así la de brillo.

Samsung QLED
Samsung nos confesó que su error fue centrarse en la calidad de imagen para un solo espectador, no para una familia, pero con la gama de 2019 ponen remedio a eso, ya que tanto el color como el brillo se mantienen casi invariables aunque miremos la TV desde un ángulo extremo.

El último as bajo la manga de los surcoreanos para este 2019, en lo que a tecnología de imagen se refiere, es la inteligencia artificial. Estamos viendo muchas aplicaciones para la inteligencia artificial, y una de las más interesantes ha sido, hasta ahora, la de mejorar la versatilidad de las cámaras en los teléfonos.

Sin embargo, en una TV tiene mucho sentido, ya que es la que se va a encargar de recomendar contenido, en el futuro, y de escalar la imagen para los televisores 8K. De momento, gracias al entrenamiento de la IA, el procesador Quantum Procesor de Samsung puede escalar contenido FullHD para convertirlo en algo cercano al 8K y, así, tener una fuente casi 8K sin necesidad de depender del contenido en esa resolución.

Samsung QLED
El Quantum Processor es el SoC que permite realizar los cálculos de la inteligencia artificial en los QLED Samsung.
Como veis, son tres elementos de una ecuación que permitirán tener una mejor calidad de imagen, y una muestra de cómo los fabricantes intentan ‘’buscarse las castañas’’ para conseguir la mejor calidad de imagen posible hasta que llegue el MicroLED.

QLED para jugar: la última tecnología al servicio del ‘’games’’
Además de las mejoras en imagen que tienen tecnologías como QLED u OLED, los propios procesadores de los televisores ayudan a crear una mejor experiencia de juego. Cuando vemos una película, todo se centra en la calidad de imagen, pero al jugar es diferente.

Y es que, la calidad de imagen sigue siendo importantísima, con juegos en altísimas resoluciones y con soporte para HDR, pero además entra en juego, valga la redundancia, el tiempo de respuesta.

Algo que mostró orgullosa Samsung en el Euroforum es el tiempo de respuesta de sus televisores QLED para jugar, con solo 15,4 milisegundos de tiempo de respuesta. Esto significa que tardamos ese tiempo en ver la acción que hemos realizado en el mando reflejada en pantalla.

Samsung QLED
Gracias a las tecnologías del ”Modo juego”, los colores oscuros se suavizan para ser más efectivos en los juegos competitivos.
Para los jugones más exigentes, 15,4 milisegundos puede parecer muchísimo, acostumbrados a monitores con 1 ms de tiempo de respuesta (con otra tecnología de panel), pero en lo que a televisores se refiere, los QLED son los más rápidos para jugar.

Además, las nuevas generaciones, gracias a la inteligencia artificial, cuentan con una tecnología que se adapta de manera automática para el juego. Es decir, cuando la IA del televisor detecta que la fuente es una consola o PC, automáticamente cambia al ‘’modo juego’’, o Enhanced Mode, como lo llaman ellos.

¿Buscas un televisor 4K HDR? Descubre los modelos más baratos en oferta

Esto activa una serie de características que se aplican a la imagen para mejorar la experiencia, pero también para minimizar el lag entre la acción que realizamos y el movimiento en el juego. Una de esas tecnologías es el Black Equalizer, que hemos visto en monitores de LG, por ejemplo, y que se traduce en una tecnología que ilumina las zonas más oscuras sin saturar las zonas claras para, así, ver mejor a los rivales en un scooter, por ejemplo.

Un gran ‘’cuadro’’ para nuestra pared
Además de la experiencia viendo el televisor, o jugando, Samsung nos mostró algunas aplicaciones interesantes para sus televisores QLED. Se trata de modos de bajo consumo (que siempre van a consumir bastante más que apagadas, obviamente) que nos muestran la hora o imágenes.

Samsung quiere que usemos nuestro televisor como una herramienta para crear ambiente en la habitación cuando no la estemos viendo, y aunque están trabajando por crear contenido, y alianzas para llevar dicho contenido al TV, será el mercado el que decida si, realmente, es una característica útil.

Televisor QLED ambiental
Podemos poner el modo reposo para tener el reloj en la pantalla o un gran ”lienzo” que combine con los colores de casa.
De momento, en lo que a calidad de imagen se refiere, los surcoreanos han trabajado durante estos últimos meses para seguir mejorando tanto la calidad de imagen como otras tecnologías que nos permitan disfrutar de contenidos que vayan más allá de las películas, como los videojuegos gracias al trabajo de la inteligencia artificial o la baja latencia.

Compartir