Vicepresidente llama a peledeistas unirse a su candidatura para enfrentar el retorno PRD

El vicepresidente de la República y precandidato presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) doctor Rafael Alburquerque, llamó hoy a las bases de su partido a apoyar su candidatura como única manera de enfrentar el retorno al poder del candidato de la oposición, lo que calificó como un peligro y amenaza, a la vez que consideró que éste representa el retroceso.

El doctor Alburquerque se expresó así durante un acto en el que dejó constituido hoy su equipo de campaña en Santo Domingo Norte, respaldado por una multitud de dirigentes y presidentes de intermedios y comité de base del partido morado que abarrotó el club Paraíso Musical de Villa Mella.

Exhortó nuevamente a los miembros del partido de la Liberación Dominicana a no cruzarse de brazos para que el PLD siga gobernando el país, tal como lo señalara en su alocución del pasado martes.

En otro orden, aseguró que en Villa Mella todos los pobres recibirán los beneficios del Programa Solidaridad y asumió, ante los presentes, el compromiso de universalizar el Seguro Nacional de Salud (SENASA) y alcanzar a la totalidad de los hogares pobres del país a través del Programa Solidaridad a fin de continuar con las acciones de promoción humana y protección social.

Asimismo dijo que mejorará la educación y la salud del pueblo, por lo que repitió que para ello necesita el respaldo de todos los peledeista para ganar la nominación presidencial y posteriormente el de la mayoría de los dominicanos para llegar a la presidencia de la República.

Si como vicepresidente ingresamos a más de 4 millones de dominicanos al SENASA, y a dos millones y medio de personas a Solidaridad, si como vicepresidente he manejado de la mejor manera los programas sociales; entonces estoy seguro que siendo presidente multiplicaré ese trabajo en favor de todos, Recalcó.

Aseguró que con el apoyo masivo de los miembros del PLD será el próximo presidente de la República, y de esa manera le cerrará el paso al desorden que represente el partido de la oposición.