Redacción.- La tormenta tropical Nigel, que se formó en las últimas horas en aguas abiertas del Atlántico, continúa fortaleciéndose este domingo en el centro del océano y mañana lunes podría convertirse en un huracán, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

A las 15:00 GMT, el centro de Nigel, que escaló a tormenta tras formarse el viernes como la depresión tropical 15, fue ubicado a 990 millas (1.595 km) al noreste de las Antillas Menores y a 1.115 millas (1.790 km) al este-suereste de las islas Bermudas.

Por el momento lleva vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora (95 km/h) mientras se desplaza hacia el noroeste del Atlántico, aunque se espera un «fortalecimiento adicional», por lo que Nigel probablemente se convertirá en un huracán esta noche o el lunes temprano, advirtió el observatorio, con sede en Miami, Florida (EE.UU.).

Además, el pronóstico es que se acerque a la fuerza de huracán intenso a mediados de la semana próxima.

Los vientos de fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 140 millas (220 km) de su centro.

Por el momento, no hay vigilancias ni avisos costeros en efecto.

Según el gráfico de trayectoria del NHC, Nigel será un huracán mayor (más de 178 km/h), a partir de la categoría 3 de huracanes de la escala de Saffir-Simpson, que establece categorías del 1 al 5 conforme a la intensidad del huracán.

Mientras tanto, el HNC emitió este domingo su último boletín sobre la tormenta post-tropical Lee, que afectó en las últimas horas zonas del estado de Maine (Estados Unidos) y Nueva Escocia (Canadá).

Los vientos máximos sostenidos de Lee están ahora cerca de las 45 mph (75 km/h) y se pronostica un debilitamiento gradual y continuo durante los próximos dos días, por lo que Lee podría disiparse el martes próximo, señaló el NHC.

El ciclón post-tropical Lee tocó tierra este sábado en Nueva Escocia (Canadá)y a su paso dejó más de 90.000 abonados sin luz eléctrica en el estado de Maine (noreste de Estados Unidos).

Lee tocó tierra concretamente en la isla de Long Island, con vientos máximos sostenidos de 70 mph (110 km/h), según informó el NHC.

En su trayectoria, desde que se convirtió en huracán el pasado 6 de septiembre en el centro del Atlántico, Lee llegó a alcanzar la categoría 5, la máxima, en la escala de intensidad Saffir-Simpson.