El funeral de Estado del expresidente de Chile Sebastián Piñera, fallecido este martes a los 74 años en un accidente aéreo, se realizará el jueves en el Salón de Honor del Congreso de Chile en Santiago, luego de que el presidente Gabriel Boric decretará duelo nacional de tres días.

Tras la muerte del exmandatario, en la sureña región de Los Ríos, luego de que el helicóptero que pilotaba se precipitara en las aguas del Lago Ranco, la ministra del Interior chilena, Carolina Tohá, dijo que Piñera “tendrá todos los honores y reconocimientos republicanos que merece”, en una comparecencia ante los medios desde el Palacio de La Moneda (sede de Gobierno).

El último funeral de Estado realizado en Chile se hizo en 2016 cuando falleció el expresidente Patricio Aylwin (1990-1994) durante el mandato de Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018), siguiendo el protocolo establecido para estas circunstancias.

El presidente Boric se sumaría a la ceremonia y se prevé que –como lo hizo Bachelet sobre Aylwin hace ocho años– proclame un discurso sobre Piñera, quien tuvo dos mandatos presidenciales entre 2010-2014 y 2018-2022.

En un funeral de esta magnitud en Chile se involucran los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y es el Ministerio del Interior quien decreta la formalización de las actividades, estipuladas en el reglamento ceremonial público y de protocolo.

En el caso de Piñera, será el Ministerio de Relaciones Exteriores quien lidere la organización de las honras fúnebres, según anunció Boric.

Tras ser decretado el duelo nacional por tres días, la sede del Gobierno, las instituciones públicas y las Fuerzas Armadas y de Orden Público deben mantener la bandera izada a media asta durante este periodo.

Asimismo, quedan suspendidos todos los actos de Gobierno de carácter festivo que estuvieran agendados.

Se espera que los familiares de Piñera, junto al canciller Alberto Van Klaveren, establezcan los detalles de la ceremonia como el recorrido del féretro y dónde será el lugar en el que se depositarán sus restos.

A las actividades póstumas, que contarían con honores militares, asistirán representantes del cuerpo diplomático, autoridades chilenas civiles y religiosas, además de personalidades del extranjero.

El funeral de Estado del expresidente Aylwin, quien falleció el 19 de abril de 2016, fue el primero realizado en Chile en décadas. Según la prensa local, el protocolo realizado entonces fue la celebración de una misa privada en su casa con sus familiares y amigos cercanos, a primera hora del día posterior.

El cortejo fúnebre partió desde el domicilio el ex jefe de Estado, dos días después de su muerte, escoltado por Carabineros y realizó un recorrido por varias comunas de la capital chilena.

Recibió honores y ofrendas en la sede del Partido Demócrata Cristiano y un velatorio en el edificio del ex Congreso Nacional en Santiago, además de una ceremonia religiosa en la Catedral Metropolitana, previo a sus exequias en el Cementerio General donde pronunció su discurso la exmandataria Bachelet.