Por Frank Valenzuela

https://youtu.be/P6S7mpDZNSs

Jesús Bonilla, encarnación viva de «Rapsodia de un Soñador», es la personificación de una sinfonía humana compuesta por una gama vibrante de experiencias, emociones y sueños que trazan el contorno de su existencia. Su vida, tejida con los hilos dorados de la pasión y la tenacidad, se despliega como una rica tapicería de aspiraciones y logros construido desde la pobreza.

En cada nota que toca y en cada melodía que compone, Jesús revela su incansable empeño por superar los obstáculos y transformar su entorno, utilizando la música como el pincel con el que pinta su realidad soñada. Este magno título no solo encapsula la esencia de su ser, sino que también ilumina el camino de un artista cuyo corazón late al ritmo de los sueños, y cuya obra musical se convierte en la banda sonora de una vida vivida con propósito y convicción.

Es así como, desde el corazón de Manzanillo, en el municipio Pepillo Salcedo de la Provincia Montecristi, emerge la inspiradora historia de Jesús Bonilla, un prodigio musical cuya vida es un testimonio de pasión, resiliencia y dedicación.

Nacido en un hogar humilde, rodeado de trece hermanos, Jesús descubrió desde muy temprana edad su innata vocación por la música, un camino que lo llevaría a dejar una huella indeleble en la cultura de su comunidad y más allá. Su historia es una celebración de cómo la música puede ser una fuerza transformadora, llevando a un joven de modestos comienzos a escenarios internacionales

https://youtu.be/P6S7mpDZNSs

1.-Orígenes e Infancia

  • Nacimiento y Familia: «En el mes de noviembre, día 21, nací en el hospital de Manzanillo construido por Grenada Company. Mis padres, Andrés Bonilla y Petronila Angélica Vargas de Bonilla, cariñosamente conocida como Doña Puna, me dieron la vida y un hogar lleno de amor, pero sencillo.»
  •  
  • Descubrimiento del Talento Musical: «Desde los seis años, mi fascinación por la música me llevó a transformar objetos cotidianos en instrumentos. En la cocina de nuestra casa, una mesa y latas de aceite se convertían en mi piano y tamboras. La música era mi mundo, al punto de enfrentar regaños en la escuela por tocar los pupitres, sumergido en melodías imaginarias.»
  • La vocación musical de Jesús Bonilla parece ser un legado ancestral, tejido en el mismo ADN de su linaje, donde las melodías y ritmos han sido los hilos conductores de su historia familiar. No es casualidad, entonces, que Jesús haya heredado tal pasión por la música; es descendiente directo de virtuosos de la tradición musical dominicana: su abuelo, reconocido entre los mejores tamboreros de San José de las Matas, y una prima de su madre, aclamada como una excepcional acordeonista en la misma región, marcan el preludio de su destino.
  • A esta sinfonía familiar se suma la voz de su madre, cuyos cantos en velas y Horas Santas llenaban su hogar de armonía y devoción, Así, en cada acorde que Jesús ejecuta, resuena el eco de su herencia, una melodía que fluye desde sus raíces, atravesando generaciones para manifestarse en la expresión artística que hoy lo define.

2.- Formación Musical y Primeras Influencias

  • Primeros Pasos en la Música: «Mi viaje musical tomó un rumbo cuando en el año 1982 un popular sacerdote oriundo del sector Guachupita de Santo Domingo llamado Ramoncito Colombo llegó a Manzanillo. La ausencia de un piano en la iglesia local se convirtió en una oportunidad inesperada cuando, reconociendo mi entusiasmo, me facilitó un pequeño piano de aire. ‘Jesús, lleva el piano a tu casa para que aprendas’, fueron sus palabras, marcando el inicio de mi educación musical.»
  •  Al mismo tiempo le tomaba la guitarra prestada a su amigo Domingo Duluc y en tres meses cuenta que de manera innata ya estaba tocando guitarra. Luego con Duluc se juntaron y realizaron serenatas y encuentros.

3.- Apoyo Comunitario y Educación Continua

  • Desarrollo Musical: «Mi educación musical tomó un nuevo rumbo cuando me inscribí en la escuela municipal de música bajo la dirección del alcalde de ese momento, Héctor Ventura Mieses, ‘El Chino’, y con el profesor Miguel Álvarez. Aunque la academia desapareció, mi sed de conocimiento musical no se detuvo; continué estudiando teoría musical con otros libros y recibí un apoyo invaluable de mi compadre Geraldo Justo, quien me enviaba materiales desde Santiago.»

4.- Contribuciones a la Cultura Musical Local

  • Rol en la Comunidad: «»Los festivales de la voz en mi comunidad significaron mucho para mí; desde muy joven participe y gane, luego nombrado encargado de arte y cultural del Ayuntamiento Pepillo Salcedo durante la gestión de Alcalde de Rafael Torres, tuve el honor de liderar los festivales de la voz en Manzanillo. Estos eventos fueron el trampolín para muchos jóvenes talentos locales, quienes hoy viven de la música, una contribución que me llena de orgullo y satisfacción.»
  • https://youtu.be/zLryTXkgQ74 
  • Recalca que entre esos jóvenes talentos de Manzanillo que hoy llegaron o llegaron se pueden citar a  Sinin Sosa, Willy Sosa, Leonel Bonilla, Junior Sánchez, Geraldo Justo, Alveris , Yesenia y muchos mas
  • 5.- Influencias e Inspiraciones
  • Influencias Musicales: «Mi inspiración musical viene de grandes íconos como Jhonny Ventura, quien me inspiró en el merengue, y José José en el bolero. Su música no sólo moldeó mi estilo, sino que también encendió en mí el deseo de expresar mis propias emociones y experiencias a través de la música.»
  •  

6.- Experiencias y Aprendizajes con Grupos Musicales

  • Primeras Experiencias en Bandas: «Mi primera incursión en el mundo de los grupos musicales fue junto a Odalis Vásquez, José Bonilla, Ambiorix Payano, Ramoncito Soriano y José Altagracia Abreu, conocido como ‘Pedacito’. A los 18 años, esta experiencia marcó el comienzo de mi carrera profesional en la música.»
  • Formación de Grupos Propios: «Tras valiosas experiencias, formé mi propio grupo junto a Domingo Duluc, Víctor Sosa y Lionel Bonilla, dando vida a grupos como El Grupo Bahía y Bahía Swing, que se convirtieron en referentes musicales en Manzanillo.»

7.- Colaboración con Raulín Rodríguez

Trabajo con Raulín Rodríguez: «El año 2005 marcó un punto de inflexión en mi carrera cuando Raulín Rodríguez, tras una recomendación, llegó a la puerta de mi casa, donde me invitó a ensayar en su orquesta, recuerdo que me dejó 100 dólares para que asistiera. En la primera fiesta que estaba ensayando recuerdo que Raulín con micrófono empezó con un coro de  ‘Bonilla se queda’, ‘Bonilla se queda’, fueron las palabras de Raulín tras nuestros primeros ensayos, iniciando así una etapa de viajes y presentaciones que enriquecieron mi experiencia musical y personal.»

En la primera fiesta en la que Jesús participó con raulin en Las Matas de Santa Cruz de Montecristi, también Anthony Santos quien le dijo a Raulín: ese muchacho es bueno, suena bien, la orquesta suena bien.

https://youtu.be/zLryTXkgQ74

8.- Anécdotas y Experiencias Internacionales

  • Momentos Memorables: «Una de las anécdotas que atesoro es haber acompañado a la cantante dominicana Vickiana en una presentación en España, una experiencia que nunca imaginé vivir. Otro momento inolvidable fue mi presentación en la plaza de toros en España, una vivencia que me permitió conocer lugares emblemáticos y ampliar mi visión del mundo y de la música.»

9.- Visión y Aspiraciones Futuras

  • Enseñanza y legado: «Actualmente, mi mayor prioridad es enseñar música. Sueño con que se establezca la Academia de Música de Manzanillo a través del Ayuntamiento Municipal de mi municipio Pepillo Salcedo, junto a Geraldo Justo, quien está dispuesto a apoyar esta iniciativa sirviendo de profesor esperamos que ese proyecto inspire y desarrolle a las futuras generaciones de músicos en nuestra comunidad, perpetuando así el rico legado musical de nuestra tierra.»

10,- Investigación sobre el Bolero

Jesús Bonilla, en su incansable búsqueda por profundizar en las raíces de la música que tanto ama, se sumergió en el estudio del bolero, llegando a una conclusión reveladora: «He investigado sobre el bolero, concluyendo que el primer bolero fue dominicano, no cubano.» Esta afirmación desafía la creencia común y resalta la rica contribución de la República Dominicana a la música latina. Su investigación no solo refuerza el orgullo nacional por la herencia musical dominicana, sino que también enfatiza la importancia de reconocer y preservar la verdadera historia y origen de los géneros musicales.

11.- Apoyo a la Revitalización Cultural en Manzanillo

  • Preocupado por el declive en el entusiasmo y participación cultural en su amado Manzanillo, Jesús expresa: «El desarrollo cultural en Manzanillo ha declinado; quiero apoyar a los jóvenes para revitalizar.» Su observación del entorno cultural actual lo motiva a tomar un rol activo en la reactivación del interés y la participación en las artes. Jesús ve en la juventud el potencial para revivir y enriquecer la escena cultural de Manzanillo, y se compromete a ser un mentor y guía para los jóvenes talentos de su comunidad.

12.- Inspiración y Contribución a través de la Música

  • Es así, como en el tapiz vibrante de la vida musical de Jesús Bonilla, se entretejen unas cincuenta composiciones inéditas, cada una un reflejo luminoso de su imaginación fecunda y sus vivencias enraizadas en la cotidianidad de Manzanillo. Este prolífico repertorio nace de un alma que escucha y transforma: las historias contadas por amigos, las anécdotas compartidas en encuentros, y los momentos aparentemente mundanos de la vida diaria, Jesús los metamorfosea en música y poesía. No hay suceso demasiado pequeño ni emoción demasiado fugaz; en sus manos, todo se convierte en canción, en una melodía que habla del corazón humano y de la tierra que lo vio crecer. La obra de Jesús Bonilla es, por tanto, un diálogo continuo con su entorno, un eco que resuena en las calles de su amado Manzanillo y más allá, invitando a todos a escuchar y a encontrar belleza en los rincones más inesperados de la vida.

13.- Orientación Musical a su Hija Fior Angelis

  • Dentro del círculo familiar, Jesús encuentra una chispa musical en su hija menor, Fior Angelis, y se dedica a nutrir su talento: «Mi hija menor, Fior Angelis, muestra talento musical, y la estoy guiando en su desarrollo vocal.» Este esfuerzo refleja su papel no solo como padre sino también como maestro, deseoso de pasar su conocimiento y pasión por la música a la próxima generación, comenzando por su propia familia.

14.- Participación en el Grupo Zarandunga y Dirección del Coro

En su vida profesional actual, Jesús mantiene un vínculo activo con la música a través de su participación en el grupo Zarandunga y la dirección del Coro de la iglesia católica de Manzanillo. Estas actividades subrayan su compromiso continuo con la música y su deseo de mantener vivas las tradiciones musicales dominicanas, tanto en el ámbito secular como en el religioso.

15.- Agradecimiento y Mensaje a la Juventud

Finalmente, Jesús reflexiona sobre su viaje musical con gratitud: «Agradezco a todos los que han apoyado mi carrera; instó de Manzanillo a la juventud a valorar y aprender de la música.» Este agradecimiento va acompañado de un llamado a los jóvenes, alentándolos a explorar y abrazar la música, no solo como una forma de expresión artística sino también como un medio para el crecimiento personal y comunitario.

Cada uno de estos temas añade profundidad y dimensión a la historia de Jesús Bonilla, ilustrando su compromiso no solo con su propio desarrollo musical sino también con el de su comunidad y familia. Su vida es un testimonio del impacto transformador que la música puede tener en las personas y las sociedades.