Santo Domingo, Rd.- Tal como lo habían solicitado los actores del diálogo nacional por las 13 reformas, el presidente Luis Abinader, llegó a esta segunda ronda con una propuesta que incluye la exclusión del Procurador General de la República del Consejo Nacional de la Magistratura.

En su propuesta el presidente sugiere el cambio de nombre del Procurador General de la República, por Fiscal General de la República.

En su propuesta el Gobierno insiste en la necesidad de una reforma constitucional para la recomposición del Consejo Nacional de la Magistratura, la reorganización del funcionamiento de las Altas Cortes, así como para garantizar la independencia del Ministerio Público y el fortalecimiento de los órganos de control interno y externo.

La reforma constitucional que propone el gobierno además, versaría en torno a 7 aspectos fundamentales, incluyendo como un nuevo requisito para la designación de los jueces de estas Altas Cortes que no hayan estado inscritos en partido políticos, ni hayan realizado actividades proselitistas de manera notoria durante 5 años previos a su designación.

“En cuanto a la Cámara de Cuentas, se establecería como requisito para ser miembro que, durante los cinco años previos a su designación, la persona no haya estado inscrita en un partido político ni haya realizado actividades de proselitismo político de manera notoria, reconocida y constante”, plantea el Poder Ejecutivo en su propuesta de reforma.

También plantean reestructuración en cuanto al sistema de administración pública y el sistema electoral suprimiendo en este último la figura de los suplentes.

Luis Abinader aseguró que el paquete de reformas procura también endurecer los controles, frenos y contrapeso a las actuaciones de los órganos del Estado.

El Gobierno adelantó que en próximamente presentará propuestas de reformas a las leyes que regulan la Cámara de Cuentas, la Contraloría General de la República y el sistema de compras y contrataciones públicas.

Acompañado de la vicepresidenta, Raquel Peña; los ministros Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza y de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez; el consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, Antoliano Peralta; el viceministro Administrativo de la Presidencia, Andrés Lugo y el subconsultor Jurídico del Poder Ejecutivo, Pedro Luis Montilla Castillo, el mandatario recordó que su discurso del pasado 18 de agosto donde destacó que cambiar el país es una tarea conjunta y que requiere diálogo, audacia y generosidad por parte de todos y todas.

“Una democracia son sus instituciones y la calidad del debate que en ellas se produce y en estas mesas de diálogo que proponemos formar para conversar, discutir y acordar sobre un conjunto de reformas que consideramos útiles para nuestro país, está la clave de la democracia a la que aspiramos”, planteó.

El gobernante destacó que esta es una democracia que delibera, respeta al adversario, busca el acuerdo en beneficio de sus representados y construye un país más fuerte para las generaciones futuras.

“Y por eso es por lo que estoy aquí. Para implicarme en las soluciones, escuchar y proponer”, enfatizó.

El presidente Abinader destacó que el fortalecimiento de la transparencia pública mediante la paulatina formulación de un marco normativo progresivo y coherente, así como la continua modernización de las herramientas con las que cuenta el Estado para el cumplimiento de sus fines, son una consecuencia lógica de los artículos 7 y 8 de la Constitución.

La próxima ronda del diálogo quedó convocada para el miércoles 6 de octubre a las 10 de la mañana, en la sede de la Cancillería.