Narcotraficante mexicano Arnoldo RuedaNUEVA YORK._ Las autoridades federales de Pensilvania capturaron a una poderosa banda de narcotraficantes liderada por dominicanos, mexicanos y colombianos y cuya organización, aseguran los fiscales, tenía conexión y era suplida directamente por algunos carteles de México y Colombia. 

La Procuradora Fiscal de Pensilvania Kathleen Kane dijo que en febrero fueron arrestados varios integrantes de la banda que se dedicaban al trasiego de cocaína, heroína, marihuana, éxtasis y otros psicotrópicos en la región estatal de Pensilvania y con alcances a ciudades de otros estados cercanos como New Jersey y Nueva York.

«Ellos están operando en Pensilvania y quieren apoderarse de nuestros barrios», dijo la alta funcionaria judicial. Ella expuso ante el Comité de Asignaciones del Senado Estatal y dijo a los legisladores que los carteles mexicanos con los principales proveedores de las drogas en la región.

Explicó que los carteles mexicanos suplen las drogas al por mayor a las bandas locales, lo que vienen haciendo durante la última década.

Citó a las áreas de Filadelfia, Reading, Norristown y los condados de Montgomery y Chester, como las principales plazas de los narcotraficantes.

Los arrestos se hicieron en medio de una investigación en la que oficiales federales grabaron conversaciones a una banda que operaba en las afueras del complejo de apartamentos «Marqués de Prusia» y en el operativo fueron capturados seis sospechosos, entre ellos el mexicano Charbel Rosales Pita, uno de los líderes de la organización.

El grupo criminal distribuía hasta 22 kilos de cocaína al mes. Rosales fue condenado a décadas en la cárcel en febrero y previamente había sido sentenciado por numerosos delitos graves en conexión con el narcotráfico. Arnoldo Rueda fue extraditado recientemente desde México a Pensilvania y enfrenta una condena de hasta 25 años a cadena perpetua. Se le sindica como uno de los principales suplidores de las drogas a los distribuidores locales desde su país.

Patrulleros estatales han interceptado varios vehículos en los que se transportaban drogas desde Pensilvania a Nueva York en la ruta 1 la carretera interestatal 1.95. Los dominicanos y colombianos detenidos, no fueron identificados de inmediato por las autoridades.