El narco está acusado de traficar varias toneladas de cocaína a los Estados Unidos, donde lo buscan por lavado de dinero y asociación delictiva, según informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de México en un comunicado.

Autoridades estadounidenses acusan a Rodríguez Olivera de haber integrado junto con su hermano Esteban, ya extraditado a los Estados Unidos, un grupo denominado Los Güeros, responsable de introducir ilegalmente a ese país más de 100 toneladas de cocaína. La detención tuvo lugar el martes 27 de diciembre, cuando un grupo de agentes de la Policía Federal detectó al sospechoso de 39 años, en el aeropuerto internacional del DF.

Días atrás, las autoridades mexicanas capturaron a Felipe Cabrera Sarabia, alias «El Inge», presunto jefe del cártel de Sinaloa en el norteño estado de Durango y supuesto encargado de la seguridad de Joaquín «el Chapo» Guzmán, el máximo líder de la banda criminal.

Además de su presencia en los Estados Unidos, el cártel de Sinaloa maneja parte del violento estado mexicano de Chihuahua -donde está ubicada la peligrosa Ciudad Juárez-, más Durango, Sinaloa, Nayarit, y ciertas zonas de Jalisco, Guanajuato, Zacatecas, Chiapas, Sonora y Baja California. La DEA asegura que este grupo ya está instalado en Costa Rica. Y las autoridades colombianas confirmaron el vínculo de la banda criminal con la guerrilla de las FARC. Su líder, el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», fue incluido por la revista Forbes en su listado de las personas más poderosas del mundo 2011. De Guzmán Loera, quien aparece en el lugar 55 -por encima del presidente mexicano Felipe Calderón-, la publicación detalla que «es el abastecedor de cocaína más grande de los Estados Unidos».