El Comando de Campaña del Partido Revolucionario Dominicano, aseguró que fue en la Junta Central Electoral donde se originó la crisis que afecta el centro de cómputos de la institución y consideró que Reinaldo Pared Pérez yerra al culpar a Hipólito Mejía de esa situación.

César Cedeño, coordinador general de campaña del partido blanco, califica como politiqueras, distorsionadoras de la verdad, y contradictorias las declaraciones de Pared Pérez.

“De manera que lo que el PRD está haciendo es reaccionar ante la crisis generada en un área sensible de la institución, llamada a arbitrar el proceso electoral, en ejercicio de su derecho a luchar por la transparencia y la equidad en la organización de las próximas elecciones, para que se exprese y respete la voluntad mayoritaria del pueblo”, afirmó Cedeño.

Cedeño demanda que Pared Pérez explique por qué no asistió a tres reuniones convocadas por monseñor Agripino Núñez Collado y el secretario general perredista, Orlando Jorge Mera, en la búsqueda de solución al problema del área de informática, lo que si pudiera interpretarse como un boicot en contra de la imagen de imparcialidad y eficiencia del organismo electoral.

Cedeño, le recuerda a Pared Pérez, que la crisis generada en la dirección de informática no la generó el PRD ni su candidato, sino que fue en la propia JCE, que se originó, revelado por las graves acusaciones contra Franklin Frías, provenientes de su superior jerárquico, el ingeniero García, sobre su intervención distorsionadora en el centro de cómputos del organismo.

Dijo que el PLD actúa así, al estar consciente de que el candidato perredeísta, Hipólito Mejía, tiene la mayoría del pueblo dominicano que ha decidido firmemente producir un cambio de gobierno, sacando del Palacio Nacional al Partido de Liberación Dominicana, a Leonel, Danilo, Margarita y sus corruptos funcionarios.

“Pero sus declaraciones, de Pared Pérez, son más risibles y constituyen una doble moral, cuando recordamos toda la campaña que dirigió el propio Secretario General y otros dirigentes peledeístas, contra la JCE a fines del 2003, en donde pidieron la destitución de los cuatro principales funcionarios de esa institución, incluyendo al propio Franklin Frías que hoy defienden”.