Debido a la modificación del contrato original de explotación de la mina de Pueblo Viejo, en Cotuí, la Barrick Gold dejará de entregar al Estado dominicano 520 mil millones de pesos, lo que equivale al presupuesto nacional de un año y medio.

Los cálculos surgen de un análisis de la interpretación que hace Barrick Gold al contrato vigente en comparación con lo que establece el contrato original firmado con la Placer Dome, que ganó en 2001 la licitación para la explotación de la mina de oro.

En un artículo de la revista Verdor, órgano de la Academia de Ciencias de República Dominicana, se concluye que el Estado debería recibir durante todas las operaciones 19 mil millones de dólares, pero que la minera sólo prevé entregar algo más de 5 mil millones.

“A los precios actuales del oro, esa mina vale cerca de US$45 mil millones, y como ahora el precio del oro ha subido mucho, el costo de producción es del orden del 15% del valor de las ventas brutas, tendríamos beneficios brutos del orden de los US$38 mil millones”, calcula. “Y si de esa cantidad el Estado debe recibir un 50%, eso quiere decir que el Estado recibiría a lo largo de la vida de la mina unos US$19,000 millones de dólares, pero si la Barrick dice que el Estado va a recibir poco más de US$5,000 millones, eso quiere decir que la Barrick Gold se va a quedar con unos US$14,000 millones”.

En 2006, la Barrick pagó RD$10,400 millones por el 81% de las acciones de Placer Dome, lo que incluye sus operaciones en RD. Así obtuvo los derechos para explotar una mina con reservas de 22.4 millones de onzas troy de oro, 132 millones de onzas de plata y 503 millones de libras de cobre, para un valor de US$38,558.

Otras desventajas

Otras de las desventajas que Verdor percibe para el Estado en su negociación con la minera canadiense es que ésta se comprometió con insuficientes parámetros de protección ambiental y recuperación de recursos naturales.

En primer lugar, el contrato de Placer Dome incluía un estudio de impacto ambiental previsto para una explotación diaria de 12 mil a 15 mil toneladas métricas de material sulfuroso, pero cuando vino Barrick Gold aumentó el volumen a 24 mil toneladas métricas. “Esta empresa carece de estudios de impacto ambiental que se correspondan con los volúmenes de mineral sulfuroso a explotar”.

En segundo lugar, los autores del texto externan una preocupación en torno a los alcances de la cláusula de remediación ambiental, pues compromete y condiciona la solución a la inversión estatal, lo que ha alarmado a la comunidad de Sánchez Ramírez y a las instituciones ecologistas y defensoras del Medio Ambiente. La arrendataria de la mina promete asumir el 50% de los gastos en que incurra el Estado para la remediación ambiental externa a la mina, pero hasta un tope de 37.5 millones de dólares.