Al menos siete personas murieron en enfrentamientos en un penal de Nuevo Laredo, en el norte de México, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Por lo menos 59 presos se habrían fugado de la instalación carcelaria el viernes.

Varios de los fugados estaban acusados de delitos federales relacionados con el narcotráfico, indicaron las autoridades.

El estado de Tamaulipas, donde está ubicado el penal, está en el centro de un enfrentamiento entre los carteles de narcotráfico del Golfo y de los Zetas.