NUEVA YORK,- El dominicano Julio Aponte de 63 años de edad dejó grave a su esposa después de golpearla en la cabeza y otras partes del cuerpo con una palanca de hierro en la parada de autobuses de la avenida Fort Washington y la calle 163 en el Alto Manhattan.

El incidente se produjo el lunes a las 7:00 de la mañana cuando Aponte que fue arrestado ayer martes comenzó a gritarle insultos a su mujer de 49 años, que no ha sido identificada, acusándola de “cornuda” e insistiendo en que lo estaba engañando con otro hombre, mientras le daba los golpes con la palanca repetidamente en la cabeza.

Pasajeros que esperaban una de las guaguas y fueron testigos del hecho llamaron al 911 y la policía envió oficiales a la escena.

Cuando era llevado esposado y en custodia por dos agentes (un hombre y una mujer) a Aponte se le aflojó la mascarilla y rechazó la ayuda de la oficial para acomodársela, empujando las manos de ella con suavidad para hacerlo él.

“¿Cómo te atreves a engañarme?”, le vociferaba delante de todos Aponte a la esposa, según le dijeron testigos a la policía.

Después de dejarla por muerta huyó en una motocicleta, dejando a su esposa ensangrentada en el pavimento.

Aponte abandonó la motocicleta y llamó al 911 para entregarse a la policía siendo arrestado en la calle 134 en el Oeste de Harlem.

La policía encontró la palanca, envuelta en plástico y la
mochila de Aponte en el lugar del ataque.

Los paramédicos llevaron a la mujer al Centro Médico Presbiteriano de la Universidad de Columbia a tres cuadras del ataque, con un paro cardíaco causado por traumatismo craneoencefálico severo por uno de los golpes que le propinó Aponte y sigue en estado en estado crítico confirmó la policía.

Aponte es acusado de intento de asesinato, agresión y fue instruido de los cargos ayer en la mañana en la Corte Criminal de Manhattan.

Aponte creyó que la había matado.

La esposa tomaba el autobús en esa parada todos los días para ir a trabajar.

El hombre dejó la motocicleta en un estacionamiento de la calle 134 diciéndole a un empleado del aparcamiento que había matado a su esposa.

El empleado le aconsejó llamar la policía, aceptó la sugerencia y se comunicó con el 911 informándole a la operadora que asesinó a su mujer porque lo había engañado.

Fue detenido dentro del estacionamiento.

La palanca, que estaba envuelta en plástico fue recuperada en la escena, junto con la mochila de Aponte, dijeron las fuentes.

Relacionado