Los raptores de la jóven Yubelkis Margarita Rodríguez, de 23 años de edad, cuyo cadáver fue encontrado el viernes con varios impactos de balas en el paraje el Naranjo de Santiago, intentaron también llevarse a su hija de 4 años que estudia en un colegio cristiano de un sector de esta ciudad.

Su hermano Juan Gabriel Rodríguez hablando a nombre de la familia, dijo que desconocidos raptaron a su pariente el pasado miércoles en su residencia del sector Yapur Dumit, a poca distancia su residencia materna del sector Colinas del Sur de Pekin, donde ayer eran velados sus restos.

Sostuvo que al poco rato de raptar a su hermana, los individuos se presentaron al colegio cristiano donde estudia la hija de la hoy occisa reclamándola supuestamente por órdenes de su pariente.

Sin embargo, expresó que la dirección del centro educativo se negó a entregar a la infante, alegando que por normas del colegio solo entregan los niños a las mismas personas que los llevan.

“Sospechamos que querían secuestrar también a la bebé para matarla delante de mi hermana para ponerla a sufrir y luego hacer lo mismo con ella”, expresó.

Querella contra hombre
Subrayó que ellos se querellaron en contra de José Eduardo Antonio Jorge porque supuestamente se casó por negocio con su pariente para llevársela a Italia, pero que a pesar de que supuestamente la engañó, la presionaba y la amenazaba para que le buscara más dinero.

Asimismo, declaró que la familia de Yaniris Margarita Rodríguez, recibió la información de que la Policía tiene planes de libertar al principal sospechoso del secuestro y posterior asesinato de su hermana.

Versión de la Policía
Ayer el vocero de la Dirección Cibao Central de la Policía Nacional, coronel Lorenzo Morillo, dijo que José Eduardo Antonio Jorge (Pedrito) se entregó el viernes a esa institución y que está siendo entrevistado por oficiales investigativos sobre la denuncia hecha en su contra por familiares de la víctima, pero que no hay nada concreto.

“Ese señor está en investigación nada más porque como los familiares se querellaron en su contra, la Policía lo está entrevistando para ver que hay de cierto de la denuncia que hay en su contra”, insistió el oficial policial.

La mujer, conforme a sus familiares, tenía tres días que había llegado de Italia el día que fue raptada y que había viajado a ese país en dos ocasiones, donde duró un año en cada uno de sus viajes.

Su madre Margarita Rodríguez, afectada por los llantos no pudo conversar con los periodistas, pero también se unió a los demás miembros de la familia que acusan al arrestado del hecho.