NUEVA YORK._ En este momento, el mundialmente afamado grupo bachatero Aventura no existe. Cada uno de sus integrantes, anda por su lado, algunos ya han firmado contratos con sellos como Sony, como es el caso de su ex líder Anthony Santos y otros están anunciando el lanzamiento de producciones individuales, como solistas. El segundo, es el caso de Lenny Santos, quien por mucho tiempo no habló sobre los problemas internos de la banda. El, fue el genio creador no sólo de la banda, sino también del estilo musical que con la bachata, atrajo multitudes de todas las edades en escenarios del mundo.

Resurge, para defender de alguna manera al empresario Franklin Romero, quien en menos de un mes (12 de mayo, 4:20 de la tarde), deberá regresar a la Corte Federal del Distrito Sur para seguir enfrentando las acusaciones por narcotráfico, lavado de dinero y conspiración.

Santos, primo de los demás ex integrantes de Aventura, se muestra altamente agradecido de las bondades y solidaridad del empresario que se encuentra en arresto domiciliario en su residencia de El Bronx y tiene un grillete electrónico del FBI que monitorea sus pasos, mientras su libertad provisional le costó $2 millones de dólares.

“El (Franklin Romero), ha hecho muchos millones con Aventura, muchos millones”, le dijo ayer a un diario local el arreglista, productor y estratega musical de Aventura. “No hay mejor persona que Franklin en el mundo, ha sido un hombre muy bueno, nadie puede hablar nada malo de él. Nos ayudó a nivel personal y además ese problema, pasó hace mucho tiempo, es un genio de los negocios”, agregó.

Destacó que el empresario es una persona que ayuda a cualquiera con un problema personal y en lo que sea. “Nuestro estilo de vida como el de los artistas de Rock and Roll, siempre estábamos en tours (giras) y en todo lo que trae el ambiente”.

Refiriéndose a la separación de los componentes de Aventura, dijo que muchos sabían que Sony Discos tenía los ojos puestos sobre Anthony Romeo, el vocalista principal a quien él (Lenny) trajo a la agrupación después de formarla, junto a sus otros primos.

“Pero, siempre será leal a Aventura y nosotros volveremos en el 2013, porque tenemos un compromiso y lo cumpliremos grabando juntos otra vez”, añadió el músico y arreglista que vive en Yonkers, un suburbio colindante con El Bronx.

“Cada uno de nosotros pensaba en hacer sus propios proyectos en el momento adecuado”, sostuvo. “La banda siempre funcionó con la fórmula que hemos visto en los últimos años. Dijo que las aspiraciones particulares de cada uno de ellos, siempre surgía en el grupo, como en el caso de Henry que desde hace años, quería contar con su propio proyecto.

“Yo empecé la banda, soy el creador de Aventura y luego integré a mi primo y mi hermano y después a Anthony Romeo a quien le enseñé cómo se tocan los gigs, porque no sabía, pero vimos que como frontman (hombre del frente) era perfecto y lo pusimos ahí”, agregó Lenny.

Indicó que todos estaban conscientes de la atención que concitaba Anthony, pero nunca dijo nada al respecto. Gracias a las excepcionales habilidades musicales de Lenny, Aventura se convirtió en la agrupación que transformó la bachata e hizo que niños, adolescentes y jóvenes se metieran de lleno en el género dominicano.

Habló de su primer CD como solista que será lanzado el verano de este año y se titula “D´ Element” que grabó junto a su hermano.

Lenny nació el 24 de Octubre de 1979. Comenzó en la música a la edad de quince años. Nacido en el Bronx, sus padres son de origen Dominicano. Su preferencias musicales en sus inicios se inclinaban al Hip Hop. Pero las influencias en su casa, donde solo se escuchaba bachata, hicieron que creciera conociendo y respetando el género. “Comencé ensayar bachata en la casa incorporándole un toque de Hip Hop, esa combinación es la que se siente actualmente en el Grupo Aventura”

Lenny es indudablemente responsable del sonido novedoso, vigoroso y distinto que interpreta Aventura. Sin apartarse de la bachata típica a Lenny le gusta innovar, romper reglas. Por esa razón se le dio el título “We broke all the rules” (Rompemos todas las reglas) a su segundo trabajo musical. Lenny y Anthony innovaron en términos musicales y lírico, en un género que antes era menospreciado por la elite de la sociedad dominicana.