pro-consumidorLa incidencia en el Precio y Calidad de Nuestra Canasta Familiar.

Por: Edwin Lahoz

(@edwinlahoz, Facebook, Twitter, Instagram, HeyHey).

Desde el mes de Noviembre del pasado año 2014 el barril de petróleo ha experimentado grandes bajas, esto ha provocado que los combustibles experimenten un descenso en el precio del galón en el que podemos citar como principales la gasolina (Premium y regular), gas propano, gas natural, gasoil.

Pese a esta baja, la canasta familiar de la República Dominicana no ha experimentado ninguna baja sinó, al contrario, un alza en los precios. Es curioso, si nos sentamos analizar el asunto, los precios de los alimentos suben siempre, a raíz de que el alza del combustible afecta a los agricultores, esto a su vez demanda que los productos que consumimos a diario sean adquiridos por el cliente en estado de media y baja calidad; ¿un ejemplo? la carne, este alimento que aporta fibras a nuestro cuerpo, es uno de los productos de canasta familiar más consumido a nivel mundial pero, en nuestro país, los supermercados ofrecen precios especiales semanalmente a fin de vender aquellas carnes que están a punto de vencimiento y en las que incluso se ha podido observar apariencias verdosas. Otro ejemplo se puede observar en los especiales de vegetales, donde muchas personas abarrotan los supermercados en busca de vegetales al menor costo, pero se trata solo de un producto a punto de vencimiento en el que se refleja el estado mareado, manchado, y en otras tantas ocasiones maltratado.

En los establecimientos como colmados, carnicerías, embutidoras, mini-market, etc. no se observa la debida higiene. Eh sido testigo de personas que no usan el equipo adecuado para servir aquellos productos que se deben cortar y pesar, como es el caso del pollo, chuleta, costillitas, queso, jamón, entre otros tantos.

En los colmados de nuestro país, se puede observar que se venden productos cuya fecha de vencimiento está a ley de 1 semana de descomposición, en otros

la presencia de animales afecta los productos ya que se ven gatos sentados sobre los víveres y vegetales, perros que comen dentro del local los desechos de pollo y otras carnes y embutidos que sobran, en ocasiones, la presencia de ratones y otros tantos roedores que contaminan los productos y el ambiente. Los productos enlatados, así como los jugos y demás productos de empaques, se encuentran en mal estado destacándose dentro de estos latas abolladas, empaques sucios de polvo, y en algunas ocasiones incluso, fecha de vencimiento borrada.

El pueblo dominicano, a falta de conocimiento de los derechos de ciudadano, en escasas ocasiones conoce y reclama sus derechos. Pro-Consumidor, es la entidad que da seguimiento a las ofertas comerciales que publican en los medios de comunicación, a fin de comprobar su veracidad, y la disponibilidad de la oferta. Tiene como misión proteger a los consumidores de bienes y servicios, mediante la aplicación de las normas jurídicas establecidas en la Ley No. 358-05, del 9 de septiembre del 2005 que indica a los consumidores el procedimiento a seguir en sus quejas y reclamaciones.

Mediante esta entidad, podemos reclamar y exigir a los diferentes establecimientos tales como, supermercados, colmados, mini-market, embutidoras, etc. La debida calidad, higiene y estado de los productos ofrecidos por tales establecimientos, así como el debido precio razonado a cada producto.

Es necesario y de mucha importancia que los dominicanos tomemos conciencia al respecto y aprendamos a reclamar nuestros derechos, ya que nuestra canasta familiar aumenta cada día más y ni siquiera tenemos una razón lógica para este tipo de acciones. Los productos que adquirimos son de muy baja calidad y en ocasiones, re-pasteurizados, razón por la que adquirimos alimentos bajos en vitaminas y provocan que las defensas de nuestro cuerpo sea más vulnerables a los virus y enfermedades cuantiosas que afectan nuestro ciclo de vida , esto da como resultado final, una mayor incidencia en el consumo de productos de manera general.

Hoy en día, nuestra población está más enfocada en la farándula que en el bienestar de su propia familia, y es más exigente la calidad de una bebida alcohólica que el estado y vigencia de una carne de supermercado.

Aprendamos a comprar y observar bien nuestros alimentos y formemos una canasta familiar saludable, cuando nuestros productos muestren un mal estado, vencimiento, o simplemente un precio alterado acudamos a Pro-Consumidor y de esta manera denunciemos este tipo de acciones, mediante este tipo de proceso, garantizamos una mejor alimentación y un precio justo a nuestra canasta familiar.

“Recordemos que aquello que sembramos hoy, es el fruto que cosecharemos mañana”.