SD. Los jóvenes José Ernesto Pérez Báez y Carlos Alberto Amarante de los Santos escucharon gozosos el veredicto de la magistrada, que los condenaba a cinco años de prisión. Sin objeción alguna, aceptaron la culpabilidad de los hechos que le imputaron: robo a mano armada. Su gozo radicaba en un acuerdo que arribaron con el Ministerio Público, de que pese a que fueran condenados, se les suspendiera la prisión.

«…en consecuencia se condena a estos ciudadanos a la pena de cinco años de prisión, suspendiendo condicionalmente de esta pena cuatro años y siete meses…» leyó la secretaria del Segundo Tribunal Colegiado del Distrito, que preside la magistrada Sarah Veras. A cambio de la libertad, los dos condenados, de 21 y 23 años de edad, deberán dedicarse a un oficio o aprender uno que le permita una subsistencia digna, bajo la coordinación del Juez de Ejecución de la Pena y en la entidad que éste elija. También deberán asistir a seis charlas coordinadas por el referido juez, así como abstenerse de portar o tener armas de fuego o blancas, según se detalla en la sentencia.

Pérez Báez, alias Priqui, que además es estudiante de mercadeo, y De los Santos, forman parte de un grupo de más de 2,000 imputados que recibieron libertad condicional en apenas tres años.

Según estadísticas de las Suprema Corte de Justicia en tres años se solicitaron un total de 4,286 libertades bajo condición, y en ese mismo tiempo se otorgaron 2,036 y se rechazaron 2,394 casos.

La mayor cantidad de libertad condicional se dio en el 2008, cuando los jueces penales otorgaron un total de 764 libertades, las demás corresponden al año 2007 y al 2009.

Dichas decisiones se amparan en la Ley 164 sobre Libertad Condicional y en el artículo 44 y siguientes del Código Procesal Penal Dominicano.

El caso

Los dos imputados fueron condenados por el asalto que, junto a otras dos personas más y a bordo de dos motocicletas, realizaron contra el sargento de la Policía, Ramón Rodríguez Placencia y su esposa, en un hecho ocurrido en julio del año pasado, en la carretera Duarte Vieja. Los asaltantes despojaron a la pareja de un bolso con cuatro pasaportes con residencia americana, 860 dólares, una licencia de conducir y la llave de una yipeta, objetos que habrían devuelto a las víctimas.