qli04cl1PUERTO RICO.-Las autoridades federales en Puerto Rico, encabezadas por la Guardia Costanera y Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés), anunciaron ayer al mediodía la ocupación de unas 1,500 libras de cocaína transportadas en una embarcación de alta velocidad interceptada a 160 millas náuticas al sur de Ponce.

El operativo se realizó el viernes en la tarde.

Según explicó en conferencia de prensa la jefa de fiscalía federal en la Isla, Rosa Emilia Rodríguez, el operativo comenzó cuando un avión de CBP detectó la embarcación de 30 pies de eslora. El navío Lancaster, de la Marina Británica, llegó a la escena y utilizando un helicóptero que despegó desde el barco, detuvo la lancha. Luego llegó al lugar el escampavías Sapelo, de la Guardia Costanera, que transportó hasta Ponce a los detenidos y a los agentes de CBP, de Inmigración y Control de Aduanas y la Agencia Federal Antidrogas (ICE y DEA, por sus siglas en inglés).

A bordo de la nave viajaban el venezolano Johnny Sarmiento Palacios y los dominicanos Johvanny Aybar Ulloa -quien inicialmente dio el nombre falso de Máximo Gómez- y Johnny Bienvenido Terrero.

 Los tres sujetos se exponen a una pena carcelaria de 10 años a cadena perpetua de ser encontrados culpables de conspiración para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas a bordo de una nave y posesión con la intención de distribuir sustancias controladas.

A preguntas, Rodríguez indicó que estaba impedida de brindar información adicional sobre los imputados como, por ejemplo, si tienen récord delictivos en sus países de origen. Tampoco precisó de dónde venía la droga o si ya se conoce la identidad del destinatario en Puerto Rico.

La fiscal Kelley Tiffany está asignada al caso.

Durante el operativo, la tripulación de la nave lanzó al mar uno de los 22 fardos de coca que transportaban. El mismo fue recuperado.

Desde septiembre de 2012 la Guardia Costanera ha ocupado 20,500 kilogramos de cocaína y 8,500 libras de marihuana en un total de 22 intervenciones. Esto forma parte de una alianza con autoridades de ley y orden de la región del Caribe. El valor al por mayor de la droga en el mercado es de $690.3 millones.