Parejas BesosEl cuerpo se estremece, el ritmo cardiaco se acelera y la respiración se desvanece a través de palabras que, espontaneas, revelan la profundidad de las emociones más allá de lo que se desea.

Todo esto sucede en un instante: en el orgasmo. Sin embargo, cuántas, después de la explosión se preguntan, ¿por qué le dije eso?

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Connecticut la responsable de esta acción podría ser la oxitocina. Conocida también como la hormona del amor, la oxitocina reduce el comportamiento agresivo, mejora la conducta sexual e incrementa la confianza en la pareja, permitiendo que ambos individuos sean más abiertos en su comunicación.

La investigación, dirigida por la especialista Amanda Denes sugiere que las mujeres que tienen un orgasmo, dentro de una relación estable, son más susceptible a decir frases como “te amo” o “eres mi vida” a la hora del clímax.

La especialista señala que esto se debe a que en el orgasmo la estimulación sexual es tan placentera que aumenta los índices de oxitocina, lo que genera en la mujer una actitud positiva, afectiva y de confianza sobre la pareja.

Integrado por 200 participantes, hombres y mujeres entre 18 y 26 años de edad, el ensayo reveló como los sentimientos de comodidad disminuyen el estrés y estimulan la facilidad de divulgar información personal.

A través del título “Pillow Talk”, Amanda Denes trata de explicar cómo la oxitocina logra no sólo fortalecer los vínculos afectivos, sino que las personas, en especial las mujeres, revelen información sobre ellas mismas. La investigadora índica, además, que hablar en el momento del orgasmo no sólo se produce en parejas con estabilidad, también se da en relaciones fugaces, únicamente que las palabras empleadas no poseen mucha profundidad.

Éste no es el primer estudio que se realiza sobre el poder de la oxitocina, pero es el único que existe en lo relativo a la relación que hay entre esta hormona y lo que se menciona en el orgasmo.