SANTO DOMINGO. Mediante un documento formal que entregó a la Dirección General de Prisiones, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió declarar a la cárcel de La Victoria en estado de emergencia.

Solicitó además ir en auxilio de los internos, así como la eliminación de las trabas burocráticas, que entiende, obstaculizan el buen desempeño del recinto.

La Comisión plantea en el documento la falta de espacio físico en una cárcel que agrupa a 5,500 internos, pese a que su capacidad es para apenas 1800. Indica que esta situación genera que el incremento de la venta de los espacios físicos entre los 5,000 y 200,000 pesos, lo que califica de inaceptable.Dice que la falta de personal, apoyo y de mejoras físicas en el dispensario de salud limitan sus servicios a las emergencias mínimas, y que tampoco hay una ambulancia para trasladar a los reos que sufran problemas de salud.

Manuel María Mercedes, presidente de la comisión, hizo la entrega formal del documento al director de prisiones Roberto Ovando Prestol, quien se comprometió a investigar las situaciones planteadas y a darle una respuesta en los próximos 10 días.

Falta de todo

En la lista de carencias que menciona la CNDH se destaca además, que el transporte de los reos a los tribunales constituye una odisea, ya que resulta insuficiente e inadecuado. Refiere también el «burocratismo» y la dejadez en el cumplimiento de las órdenes de libertad, lo que imposibilita a los favorecidos poder salir de la cárcel de manera inmediata.

La CNDH pidió a Prisiones dejar sin efecto las trabas en ese sentido, y además solicitan la lista con diagnóstico médico de los reos con enfermedades terminales.