Santo Domingo. Parte de la población ve con temor que muchos conductores circulen con los vidrios de sus automóviles tintados, porque alegan que son un peligro, debido a que no se visualizan las personas que van dentro.

Precisamente los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (Amet) colocaron 12,390 contravenciones durante el último año a conductores que transitaban con los vidrios delanteros tintados en franca violación al artículo 156 de la Ley 241 sobre Tránsito.

Las autoridades alegan que estos conductores que entintan los cristales delanteros no se distinguen y por «tanto tenemos que detenerlos». «Nadie sabe si dentro va un delincuente, muchas veces ocurre así», dijo un oficial de la Amet que no quiso revelar su nombre.

En tanto, el vocero de la entidad, José Jáquez, recordó que el artículo 156 es claro y prohíbe la circulación de vehículos con el vidrio delantero tintado porque distorsiona la imagen y agregó que está prohibida la importación de vehículos con los cristales tintados.

Uno de los principales inconvenientes que enfrentan los agentes de la Amet es que muchos oficiales superiores y funcionarios del gobierno transitan con los cristales tintados y éstos sienten temor de colocarles contravenciones por su alta investidura.

Esto quedó demostrado cuando semanas atrás el propio director de la Amet, mayor general José Aníbal Sanz Jiminián, intentó quitarle el tintado a los cristales del carro del diputado del Partido Reformista Social Cristiano, Ramón Ricardo Sánchez de la Rosa, (de Higüey) y ahora corre el riesgo de ser interpelado por esta acción. Durante un recorrido ayer, Diario Libre comprobó que muchos conductores circulan por las principales avenidas con los cristales tintados y sin placa, ante la mirada indiferente de los agentes de la Amet que están apostados en las principales esquinas. El comerciante Julio Rosa alega que los cristales tintados le dan miedo ante la ola de delincuencia que azota al país y agrega que no se deben permitir muy oscuros.

La estudiante de medicina Rosalba Santos alega que fue asaltada en un carro cuyos vidrios «eran tan oscuros como la propia oscuridad de la noche y lo grande es que esta gente circula sin problemas por las calles, porque los Amets no se meten con nadie».

Muchos conductores, cuyos carros tienen cristales oscuros, alegan que lo hacen para protegerse del sol y del calor, «no para violar la ley como piensan las autoridades».

Las quejas de la ciudadanía

Ciudadanos consultados asocian los cristales tintados con la delincuencia y se mostraron de acuerdo con que se les dé un plazo de 60 días para que los funcionarios del gobierno, miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas, así como ciudadanos comunes le retiren el tintado a sus vehículos, especialmente de la parte delantera. El doctor Mario Soto del Rosario dice que todos los que entintan los cristales, lo hacen porque tienen algo que ocultar y pidió a las autoridades actuar con firmeza ante esta situación, pero sin maltratar a nadie.