Los ejecutivos de la minera Barrick Pueblo Viejo de Cotuí han logrado reducir 3,5 metros de las aguas de la presa El Llagal o de cola que mantenía más de una decena de comunidades amenazadas.

El presidente de la minera, Manuel E. Bonilla, resaltó que fruto del trabajo continuo del drenado del agua y la reducción de las lluvias, el nivel del agua del embalse se ha reducido desde el punto más alto, lo que alivia considerablemente la situación.

“Podemos reafirmar que la situación se encuentra bajo control. Se mantendrán las medidas preventivas en la zona de la presa de El Llagal con el objetivo de garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, aun y cuando el nivel de la presa ha descendido”, agregó.

Bonilla dijo que la Barrick ha trabajado de la mano de las autoridades 24 horas diarias, a fin de asegurar que el desfogue del agua contenida en la presa se realice de manera paulatina, evitando impacto negativo aguas abajo del embalse.

“Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos gracias a las acciones que hemos implementado en conjunto con las autoridades y ante los cambios climáticos que han mejorado en las últimas horas. Estamos optimistas y esperamos poder levantar las medidas preventivas prontamente.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) mantiene el alerta contra inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra para los residentes cercanos a ríos, arroyos y cañadas de las provincias Duarte (en especial los del Bajo Yuna) y Sánchez Ramírez.