El secretario de gobierno de Veracruz, al sureste de México, Gerardo Buganza, confirmó que fueron recapturados 14 de al menos 32 reos que escaparon la madrugada de este lunes en fugas perpetradas casi simultáneamente en tres penales diferentes.

Las huidas ocurrieron en un lapso de una hora y media en penales de los municipios de Coatzacoalcos, Amatlán de los Reyes y Cosamaloapan, todos en Veracruz.

«Entre las 02H30 y las 04H00 (09HOO GMT) de la mañana lograron fugarse 32 reos, 15 de ellos del fuero federal, 17 más del fuero común», detalló Buganza, quien agregó que se siguen realizando revisiones en los penales, por lo que el número de prófugos podría incrementarse.

Las autoridades investigan la forma en que ocurrieron las fugas aunque el vocero del gobierno estatal, Miguel Valera, apuntó que según las pesquisas preliminares en los tres casos los reos habrían sometido a los custodios con armas blancas.

Las fugas, así como frecuentes riñas y matanzas, son consideradas por el Gobierno mexicano los mayores problemas de seguridad en las cárceles del país, que albergan a unos 230 mil prisioneros, con una sobrepoblación de 25 por ciento, según un informe de la Secretaría de Gobierno.

Ninguna de las autoridades de Veracruz señaló de inmediato si la triple fuga podría atribuirse a una acción coordinada de algún grupo del crimen organizado.

En 2010, las cárceles de Tamaulipas fueron escenario de una serie de fugas masivas en las que más de 350 presos escaparon y que fueron atribuidas en su mayoría a acciones promovidas por el cartel de Los Zetas.

En diciembre pasado, las autoridades de Tamaulipas señalaron que una de las hipótesis que manejaban sobre estas fugas es que eran instigadas por las bandas del narcotráfico, especialmente Los Zetas, que buscaban así recuperar a pistoleros bien entrenados para enfrentar a los grupos rivales y las operaciones militares lanzadas en su contra.

El 8 de septiembre la Marina de Guerra mexicana informó la captura en Veracruz de 80 personas señaladas de estar vinculadas con Los Zetas, en una operación que logró desmantelar además la red de comunicaciones encriptadas que manejaba la organización.

Los Zetas son un cartel creado por militares que desertaron a fines del siglo pasado de las fuerzas de élite del Ejército mexicano para trabajar con el narcotráfico y que operan desde la frontera común con Estados Unidos hasta Guatemala.