Se entregó ayer a la Policía Nacional de manera voluntaria el “falso médico” que era buscado por las autoridades desde hace varios días, acusado de estafar a diversas personas en el hospital José María Cabral y Báez de Santiago. Francis Ciprián Arias negó las acusaciones en su contra y se declaró inocente ante las autoridades.

El joven, quien se presentó en horas de la mañana mediante un medio de comunicación local a la Dirección Central de Investigaciones (DICRIM), dijo que sí había trabajado en varios hospitales públicos del país, como en el Cabral y Báez y en el Luis Eduardo Aybar, pero que lo hacía como “técnico de emergencia médica”.

La semana pasada, el director del Hospital Regional José María Cabral y Báez de Santiago, Rolando Báez, alertó a los medios de comunicación sobre una personas que se hizo pasar como el “doctor Alcántara”, y que supuestamente estafó a varios pacientes al practicarles cirugías.

Luego, el ministro de Salud, Bautista Rojas Gómez, mostró la foto de Francis Ciprián Arias quien fue identificado tanto por pacientes como por médicos del hospital Cabral y Báez, como la persona que estuvo allá y afirmó que se trataba de un ex raso del Ejército Nacional que trabajó por un tiempo en el hospital Vinicio Calventi, lugares donde fue cancelado por descubrirse que se dedicaba a la práctica de estafar a pacientes.