El estadounidense Tiger Woods parece haber visto la luz al final del tunel y con una soberbia demostración ayer domingo, ganó el torneo World Challenge de golf disputado en Thousand Oaks, California, su primer triunfo en dos años.

Woods no había alcanzado ningún cetro desde fines de 2009, antes del escándalo que desataron sus infidelidades matrimoniales en 2010.

Ayer domingo, en el campo de par 72 del Sherwood Country Club, Woods jugó bajo presión la última ronda y con dos importantes birdies en los hoyos 17 y 18 borró el déficit de un golpe con que cerró la víspera, para firmar tarjeta final de 69 impactos y acumulado de 278.

Woods, que llevaba veintiseis torneos sin saborear la victoria desde su crísis personal y los cambios que hizo en su mecánica para golpear la pelota, superó por un impacto a su compatriota Zach Johnson, campeón del Másters de Augusta de 2007.

“Se siente muy bien”, dijo Woods, quien dejó escapar un rugido cuando su putt de dos metros cayó en el hoyo final para marcar el birdie (un golpe por debajo del par) con el que dejó en segundo puesto a Johnson, el primero en estrecharle la mano para felicitarle.

La última victoria de Woods había tenido lugar en el Masters de Australia el 15 de noviembre de 2009.

Ese mismo mes, se estrelló con su coche fuera de su casa en Florida después de la noche de Acción de Gracias en Estados Unidos, incidente que dio lugar al destape de su secreta vida sexual.

Al ser preguntado sobre sus sentimientos al poner fin a su sequía de victorias, Woods sólo sonrió y añadió calmadamente: “Se siente increíble, lo que sea”.

Fue una semana perfecta para el ex ‘Tigre de la PGA’, pues además de ganar un torneo que organiza personalmente desde hace varios años, su actuación le permitirá subir del puesto 52 al 21 del ranking mundial de la Asociación de Golfistas Profesionales (PGA).

El 1 de noviembre de 2010, Woods se vio desplazado del tope del escalafón mundial, el que lideró por 281 sema- AFP nas consecutivas. Dos meses después cayó al tercer lugar, y comenzó un descenso que lo hundió más allá de los primeros 50 mejores jugadores del circuito.