Papa Francisco: “La existencia del cristiano es vida de fe”

Papa Francisco: “La existencia del cristiano es vida de fe”

Publicado el mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación que se celebra el 1 de septiembre, con el lema: “Espera y actúa con la creación”, exhortando al compromiso con el cuidado de la casa común desde el testimonio de la fe.

Johan Pacheco – Ciudad del Vaticano

“Espera y actúa con la creación” es el tema del mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial Oración por el Cuidado de la Creación, que “hace referencia a la carta de san Pablo a los romanos (8, 19-25), donde el apóstol aclara lo que significa vivir según el Espíritu y se concentra en la esperanza cierta de la salvación por medio de la fe, que es la vida nueva en Cristo”.

Comienza su mensaje haciendo la pregunta: ¿cómo es que tenemos fe? y responde con las palabras de San Pablo, “es porque habita en nosotros el Espíritu Santo. Sí, somos creyentes porque el mismo «amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado» (Rm 5,5). Por eso el Espíritu es ahora, realmente, «el anticipo de nuestra herencia» (Ef 1,14), como pro-vocación a vivir siempre orientados hacia los bienes eternos, según la plenitud de la humanidad hermosa y buena de Jesús”.

“El Espíritu hace a los creyentes creativos, pro-activos en la caridad. Los introduce en un gran camino de libertad espiritual”

Cristianos diligentes en la caridad

Y recuerda que “la existencia del cristiano es vida de fe, diligente en la caridad y desbordante de esperanza, en la espera de la llegada del Señor en su gloria”. E invita a testimoniar esa “feliz esperanza” de manera concreta “en los dramas de la carne humana que sufre”.

“La salvación cristiana entra en la profundidad del dolor del mundo, que no sólo afecta a los seres humanos, sino a todo el universo; a la naturaleza misma, oikos del hombre, su ambiente vital; comprende la creación como ‘paraíso terrenal’, la madre tierra, que debería ser lugar de alegría y promesa de felicidad para todos”, escribe en Mensaje de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación que se celebra el 1 de septiembre.

Los gemidos de la creación, espera de la salvación

Señala también el Santo Padre que “la esperanza cristiana no defrauda, pero tampoco da falsas ilusiones; si el gemido de la creación, de los cristianos y del Espíritu es anticipación y espera de la salvación que ya se está realizando, ahora estamos inmersos en muchos sufrimientos que san Pablo describe como “tribulaciones, angustias, persecución, hambre, desnudez, peligros, espada” (cf. Rm 8,35)”.

Ante la maldad, la guerra, y los daños contra la creación, insiste en que “la lucha moral de los cristianos está relacionada con el ‘gemido’ de la creación, porque esta última «quedó sujeta a la vanidad» (v. 20). Todo el cosmos y toda criatura gimen y anhelan “ansiosamente” que se supere la condición actual y se restablezca la originaria”.

“En la expectación esperanzada y perseverante de la venida gloriosa de Jesús, el Espíritu Santo mantiene alerta a la comunidad creyente y la instruye continuamente, llamándola a la conversión de estilos de vida, para que se oponga a la degradación humana del medio ambiente y manifieste esa crítica social que es, ante todo, testimonio de la posibilidad de cambio”.

Esperar y actuar: caminar juntos

Expresa el Papa que “esta conversión consiste en pasar de la arrogancia de quien quiere dominar a los demás y a la naturaleza ―reducida a objeto manipulable―, a la humildad de quien cuida de los demás y de la creación. «Un ser humano que pretende ocupar el lugar de Dios se convierte en el peor peligro para sí mismo» (Laudate Deum, 73)”.

Y explica de manera concreta que “esperar y actuar con la creación significa, en primer lugar, aunar esfuerzos y, caminando junto con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, contribuir a «repensar entre todos la cuestión del poder humano, cuál es su sentido, cuáles son sus límites. Porque nuestro poder ha aumentado frenéticamente en pocas décadas. Hemos hecho impresionantes y asombrosos progresos tecnológicos, y no advertimos que al mismo tiempo nos convertimos en seres altamente peligrosos, capaces de poner en riesgo la vida de muchos seres y nuestra propia supervivencia» (Laudate Deum, 28)”.

“Constantemente atraída hacia su futuro, la creación no es estática ni está encerrada en sí misma. Hoy en día, también gracias a los descubrimientos de la física contemporánea, el vínculo entre materia y espíritu se presenta de manera cada vez más fascinante para nuestro conocimiento”.

La creación no es solo ética, sino también teología, dice el Papa Francisco, “pues concierne al entrelazamiento del misterio del hombre con del misterio de Dios”. Y agrega que se puede decir que este entrelazamiento es ‘generativo’, ya que se remonta al acto de amor con el que Dios crea al ser humano en Cristo”.

Finalmente, invita a “esperar y actuar con la creación” viviendo “una fe encarnada, que sabe entrar en la carne sufriente y esperanzada de la gente, compartiendo la espera de la resurrección corporal a la que los creyentes están predestinados en Cristo Señor”.

Acerca de admin

Verifique también

El Gran paso Estratégico: “La Apuesta de los Demócratas por una Candidata Mujer en las Elecciones Presidenciales”

En los últimos años, hemos visto un aumento significativo en la presencia de mujeres en …